Connect with us

Política

Washington y Seúl responden con ensayos tras el lanzamiento de un misil intercontinental norcoreano

Published

on

Las alarmas volvieron a prenderse este viernes 18 de noviembre luego de que Corea del Norte lanzara un misil intercontinental, con la capacidad de alcanzar el territorio de Estados Unidos. Los Ejércitos de EE. UU. y Corea del Sur respondieron con el lanzamiento de bombas guiadas a modo de prueba y la realización de maniobras aéreas, después de que el proyectil de Pyongyang cayera en aguas japonesas. Esta es la segunda gran prueba con este tipo de armas norcoreanas en lo que va del mes.

Un transeúnte mira una pantalla de televisión que muestra un informe de noticias sobre el lanzamiento de un misil balístico de Corea del Norte, en Tokio, Japón, el 18 de noviembre de 2022.© Kyodo vía Reuters

Crecen los temores por un progreso significativo en el desarrollo de armas nucleares de Corea del Norte, con capacidad para impactar el territorio de Estados Unidos.

La tensión se eleva luego de que Pyongyang lanzara un misil balístico intercontinental este 18 de noviembre, y Seúl y Washington respondieran con maniobras aéreas conjuntas sobre el mar de Japón, próximo a la península coreana.

Aviones de combate surcoreanos de quinta generación F-35 y aeronaves F-16 estadounidenses ejecutaron vuelos en formación de combate y lanzaron bombas guiadas por láser GBU-12 a modo de prueba sobre objetivos que simulaban ser plataformas erectoras móviles.

Las operaciones de los dos Ejércitos, confirmadas por el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano, simulan ataques preventivos e incluso operaciones de castigo contra intereses norcoreanos, en lo que supone un duro mensaje para el régimen de Kim Jong-un.

Advertisement

Los aliados "demostraron su firme voluntad de responder de manera resolutiva a cualquier amenaza y provocación, incluyendo un misil balístico intercontinental (ICBM) de Corea del Norte, y su abrumadora capacidad y disposición para atacar al enemigo con precisión", aseguró un comunicado de la institución castrense de Seúl.

Corea del Norte volvió a lanzar un misil capaz de impactar al territorio de EE. UU.

Según estimaciones de Seúl y Tokio, el misil balístico intercontinental (ICBM) lanzado por Pyongyang este viernes voló entre 6.000 y 6.100 kilómetros a una altitud máxima de 1.000 kilómetros, antes de caer en la zona económica exclusiva de Japón.

En concreto, cayó en aguas a unos 200 kilómetros al oeste de las costas septentrionales japonesas.

El ministro de Defensa japonés, Yasukazu Hamada, aseguró que dependiendo del peso de una ojiva potencial, el misil tenía un alcance superior a 15.000 kilómetros, “en cuyo caso podría cubrir todo el territorio continental de Estados Unidos”.

Advertisement

Desde Occidente, la condena y las advertencias de respuesta no se hicieron esperar. Washington prometió tomar “todas las medidas necesarias” para garantizar la seguridad de su territorio y sus aliados Corea del Sur y Japón. La vicepresidenta Kamala Harris abordó de inmediato el asunto con los líderes de esos países y de Australia, Canadá y Nueva Zelanda, quienes asisten a un foro regional en Bangkok.

“Pedimos nuevamente a Corea del Norte que detenga más actos ilegales y desestabilizadores. En nombre de Estados Unidos, reafirmo nuestro compromiso férreo con nuestras alianzas del Indo-Pacífico (…) Juntos, los países representados aquí continuarán instando a Corea del Norte a comprometerse con una diplomacia seria y sostenida”, aseveró Harris.

Por su parte, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU., Adrienne Watson, afirmó que el lanzamiento “aumenta las tensiones innecesariamente” y muestra que Corea del Norte está priorizando los programas de armas ilegales por encima del bienestar de su pueblo”. “Pyongyang debe cesar de inmediato sus acciones desestabilizadoras y, en su lugar, optar por un compromiso diplomático”, remarcó Watson.

Los expertos señalan que con la reciente serie tórrida de pruebas de armas, Corea del Norte busca avanzar en su arsenal nuclear y llegar fortalecido a eventuales negociaciones para exigir el retiro de las sanciones internacionales en su contra, impuestas por el desarrollo de su programa atómico.

Las nuevas amenazas de Pyongyang se producen en momentos en que China y Rusia se han opuesto a las medidas de Estados Unidos para endurecer las sanciones de la ONU destinadas a frenar el programa nuclear dirigido por Kim Jong-un.

Advertisement

Con Reuters y EFE

Continue Reading
Advertisement