Connect with us

Economía

Viene el lobo y el gobierno duerme

Published

on

Alfredo Freites

El afán del gobierno por hacernos creer que todo marcha bien pone a la población en alto riesgo porque se descuidaría la adopción de medidas preventivas sobre todo en el orden económico ya que es conocido sobre los serios problemas que confrontarán las principales economías para el 2023.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han alertado sobre la recesión que se cierne sobre el mundo que podría provocar trastornos hasta el 2026 pero, mientras se hace esta advertencia, nosotros vivimos como si fuéramos un país a prueba de bombas.

En vez de adoptar programas de producción de alimentos que nos haga autosuficientes lo que se nota es otro espacio de ineficiencia que provocó la renuncia del encargado del programa “Siembra RD”, porque es sabido que el Ministerio de Agricultura no da pie con bola. En el mes de junio el periodista Felipe Ciprián ya advertía sobre esta incapacidad gerencial.

El gobierno de Abinader está rodeado de problemas sin aparente solución. Los acreedores a sus promesas reclaman cumplimiento, pero una mirada al presupuesto del 2023 muestra la orfandad de muchas comunidades que no serán atendidas con obras vitales que les fueron prometidas. La juventud estudiosa se quedará sin las extensiones universitarias de la UASD.

Advertisement

El país ve con preocupación la situación de Haití y comprueba que la empalizada fronteriza es otro mareo a la población. Se quiere culpar del atraso a un senador de la República cuando la incapacidad gubernamental es notoria. Abinader prometió entregarla en agosto y apenas lleva 1.9 kilómetros construidos sin la dotación de sofisticados equipos de detección. Esta obra es una aberración porque dona a Haití un río y miles de metros del territorio dominicano.

Se cree que el manejo del caso haitiano es otro allante político y se teme que un acuerdo permita campos de refugiados en la RD sin que haya una declaración sobre el tema. El presidente Luis Abinader está dejando que se tense la soga y se produzca un sentimiento anti haitiano que degenere en males mayores.

Ya hay “movilizaciones patrióticas”.

Continue Reading
Advertisement