Connect with us

Mundiales

Un millón de proyectiles y más de 8.500 misiles antitanque Javelin: el Pentágono aumenta la ayuda armamentística a Ucrania

Published

on

Hasta ahora, el Ejército norteamericano está haciendo un buen trabajo en la identificación de sistemas a reponer y en la planificación de una mayor capacidad de producción

Un miembro del servicio ucraniano sostiene un sistema de misiles Javelin en una posición en la línea del frente en la región norte de Kiev, (REUTERS)Un miembro del servicio ucraniano sostiene un sistema de misiles Javelin en una posición en la línea del frente en la región norte de Kiev, (REUTERS)

El presidente Joe Biden dice que Estados Unidos seguirá suministrando a Ucrania las armas que necesita para luchar contra Rusia durante “el tiempo que sea necesario”. Cumplir esa promesa está obligando al Pentágono y a sus homólogos de la OTAN a cambiar su forma de hacer negocios.

El Departamento de Defensa, desesperado por satisfacer las demandas ucranianas de todo tipo de armamento, desde proyectiles de artillería hasta el sistema de defensa antimisiles Patriot, que Estados Unidos está dispuesto a suministrar, se está enfrentando a un problema que lleva décadas afectando a la producción de armamento: encontrar formas de acelerar las cadenas de montaje y atraer a los fabricantes de armas con contratos a más largo plazo para demostrar que el ejército estadounidense no abandonará un sistema una vez satisfechas sus necesidades inmediatas.

También ha dado lugar a cuestiones más importantes sobre cómo Estados Unidos se abastece a sí mismo y a sus aliados para la guerra. Dado que Ucrania sigue presionando para conseguir más armas, y más avanzadas, Estados Unidos debe afrontar el riesgo de que sus propias reservas de algunas armas terrestres se agoten si de repente se ve obligado a defenderse, a ayudar a Taiwán a defenderse de China o a contrarrestar una acción militar de Corea del Norte.

El problema es especialmente grave porque Rusia está obligando a Ucrania a librar un tipo de guerra que algunos planificadores del Pentágono creían cosa del pasado. Mientras que Estados Unidos ha centrado el dinero y la producción en cazas furtivos, gafas aumentadas con inteligencia artificial y armas hipersónicas, Ucrania quiere proyectiles de artillería, tanques y misiles disparados desde el hombro para repeler los asaltos terrestres rusos.

Advertisement

“Se trata de un reto muy serio, tanto para los aliados de la OTAN, que se están comprometiendo seriamente, prestando una ayuda militar significativa, una ayuda letal a las fuerzas militares ucranianas, como para las propias fuerzas militares ucranianas, que se enfrentan a carencias”, declaró el 13 de diciembre Julianne Smith, embajadora de Estados Unidos ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Las cifras son asombrosas. Hasta el 9 de diciembre, Estados Unidos había entregado a Ucrania más de un millón de proyectiles de artillería de 155 mm, 180.000 proyectiles de artillería de 105 mm, más de 8.500 misiles antitanque Javelin, 4.200 proyectiles de artillería de 155 mm Excalibur guiados con precisión y 1.600 misiles Stinger montados en el hombro.

Al igual que la pandemia del Coronavirus puso de manifiesto los fallos en el suministro mundial de todo tipo de productos, desde microchips hasta armarios de cocina, la guerra de Ucrania y sus necesidades militares han puesto de relieve lo vulnerable que se ha vuelto el Pentágono a la escasez de suministros.

“Dios mío, qué pasaría si algo estallara” en la región Indo-Pacífica, dijo William LaPlante, subsecretario de Defensa para Adquisiciones y Sostenimiento, en una conferencia el mes pasado. “Ni dentro de cinco años, ni dentro de diez. ¿Y si ocurriera la semana que viene?”.

“Todos aceptamos el hecho de que la economía justo a tiempo era el camino a seguir”, dijo.

Advertisement

Pero “justo a tiempo” significa algo diferente para el Departamento de Defensa que para las empresas que buscan satisfacer pedidos en días o semanas.

Un ejemplo: los sistemas nacionales avanzados de misiles tierra-aire que Ucrania codicia para proteger sus cielos. En noviembre, el Pentágono aceleró la entrega de los dos primeros NASAMS a Ucrania coordinándose con socios y aliados para utilizar componentes del inventario existente, así como utilizando un instrumento de contratación que autoriza a los contratistas a empezar a trabajar antes de llegar a un acuerdo final sobre los términos del contrato. Esto permitió la adjudicación de 182 millones de dólares el 26 de agosto para estos dos primeros sistemas.

También se aceleró un contrato de 1.200 millones de dólares adjudicado el 30 de noviembre, lo que permitió a Raytheon Technologies Corp. empezar a trabajar en la producción de otros seis sistemas para Ucrania en los próximos años.

Otro ejemplo es el HIMARS, el sistema móvil de cohetes que el Pentágono ha estado comprando en cantidades limitadas en los últimos años. Los EE.UU. han comprometido 38 de los Sistemas de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad a Ucrania, una pequeña fracción de los 460 lanzadores en el inventario del Ejército y el Cuerpo de Marines. Lockheed Martin Corp. ha producido al menos 540 en total.

Según Jim Taiclet, Consejero Delegado de Lockheed, la empresa ha decidido aumentar la producción antes de que el Pentágono se lo solicite formalmente, con el objetivo de fabricar 96 sistemas al año. Eso supone duplicar el ritmo de principios de 2022.

Advertisement

(REUTERS)(REUTERS)

Adaptar el proceso y la mentalidad de la burocracia de adquisiciones de defensa a una mentalidad de “aumento repentino” “requiere un enfoque sostenido por parte de la alta dirección, y creo que eso es lo que está ocurriendo ahora”, dijo Eric Fanning, presidente de la Asociación de Industrias Aeroespaciales, en una entrevista.

Independientemente de lo que ocurra con Ucrania o Taiwán, algunos funcionarios creen que las reservas estadounidenses de munición crucial eran demasiado bajas de todos modos. “A todos nos gustaría tener mayores reservas que en los últimos años”, dijo la Secretaria del Ejército, Christine Wormuth. “Creo que vamos a aumentar”.

Aunque los niveles precisos de determinadas municiones tienden a ser clasificados, existe un consenso emergente de que las reservas deben crecer significativamente. “Si antes de Ucrania los niveles de inventario eran 1x, creo que Ucrania ha demostrado que esos inventarios probablemente necesitan ser 1,5x o 2x”, dijo Roman Schweizer de Cowen Washington Research Group, en una entrevista.

La insaciable necesidad de Ucrania de más está dejando al descubierto lagunas. El aumento de la producción de armamento, estimulado por las guerras de Irak y Afganistán, se redujo a medida que disminuían los combates. Raytheon cerró su producción de misiles Stinger en 2020.

Ahora, Estados Unidos está tratando de reactivar la producción, animando a empresas como Raytheon y Lockheed a volver a poner en marcha las líneas de producción. También está utilizando las lecciones aprendidas de la Operación Warp Speed, el esfuerzo de todo el gobierno para acelerar el desarrollo de vacunas, pruebas y terapias para hacer frente al Covid-19.

Advertisement

Hasta ahora, el Ejército está haciendo un buen trabajo en la identificación de sistemas que reponer y en la planificación de una mayor capacidad de producción de proyectiles de 155 mm y cohetes guiados por GPS para el HIMARS, pero la parte más lenta del proceso “ha sido la contratación”, dijo el senador James Inhofe de Oklahoma, principal republicano del Comité de Servicios Armados del Senado.

Misiles antitanque Javeline sentados en el escenario mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia un discurso sobre el armamento de Ucrania tras una visita a una fábrica de armas de Lockheed Martin en Troy, Alabama, Estados Unidos, el 3 de mayo de 2022 (REUTERS)Misiles antitanque Javeline sentados en el escenario mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia un discurso sobre el armamento de Ucrania tras una visita a una fábrica de armas de Lockheed Martin en Troy, Alabama, Estados Unidos, el 3 de mayo de 2022 (REUTERS)

Inhofe y el presidente del comité, Jack Reed, demócrata de Rhode Island, elaboraron una disposición en el proyecto de ley anual de política de defensa que ofrece autorizaciones temporales para reconstruir las existencias de municiones mediante el uso de contratos plurianuales que requieren la aprobación del Congreso.

La emisión de dólares para adquisiciones plurianuales también “aliviará parte de lo que vemos que está ocurriendo en la cadena de suministro”, dijo en una entrevista Sheila Kahyaoglu, analista de defensa de Jefferies. El Pentágono aún no ha emitido ningún contrato plurianual para reabastecer a Ucrania.

Detrás de todo esto se esconde un proceso de adquisición pesado y dolorosamente lento, gracias en parte a las salvaguardias legislativas y reglamentarias vigentes para evitar precios desleales.

“El problema es una tensión en el sistema”, dijo Mark Cancian, un ex examinador del presupuesto de defensa de la Casa Blanca que ahora trabaja en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Los planificadores militares quieren reponer los inventarios agotados lo antes posible para mitigar el riesgo. Por otro lado, los oficiales de contratación deben cumplir las salvaguardias diseñadas para evitar errores y abusos.”

Advertisement

El Pentágono trata de tranquilizar a la población asegurando que, de hecho, Estados Unidos no se está quedando sin municiones. En declaraciones a la prensa el 3 de diciembre, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, dijo que Estados Unidos se asegura de tener el inventario que necesita para protegerse cada vez que recibe peticiones de Ucrania.

“Eso no ha cambiado y no cambiará”, dijo. “Hemos sacado capacidad de nuestro exceso de existencias – lo que tenemos que estaba por encima y más allá de lo necesario para defendernos”.

(c) 2022, Bloomberg – Por Tony Capaccio y Courtney McBride