Connect with us

Política

Un aliado del Talibán y un contratista estadounidense, liberados en intercambio de prisioneros

Published

on

Haji Bashir Noorzai, preso desde 2005 por narcotráfico en Estados Unidos, salió de la cárcel tras un acuerdo entre Washington y Kabul. El intercambio se completó con la liberación de Mark Frerichs, un ingeniero civil estadounidense tomado de rehén en enero de 2020 y considerado el último prisionero de Estados Unidos en Afganistán. 

Haji Bashir Noorzai (centro) participa de una ceremonia por su liberación, en Kabul, el 19 de septiembre de 2022.© Ebrahim Noroozi / AP

Estados Unidos y Kabul alcanzaron un acuerdo de liberación de prisioneros, un intercambio anunciado con bombos y platillos por el Gobierno talibán, que organizó una conferencia de prensa con el ministro de Relaciones Exteriores y el preso liberado.

Haji Bashir Noorzai, un importante aliado del grupo islamista desde su creación en 1994, y que llegó a convertirse en uno de sus principales donantes, comentó que estuvo preso "17 años y seis meses" en una cárcel no identificada de Estados Unidos, aunque medios estatales del país asiático reportaron que era uno de los últimos afganos encarcelados en la Bahía de Guantánamo.

Noorzai describió que las autoridades estadounidenses lo entregaron temprano al Talibán en Kabul a cambio de la libertad de un prisionero estadounidense posteriormente identificado como el ingeniero Mark Frerichs.

"Hubiese sido imposible para mí haber sido liberado de una pena de por vida sin la firme determinación y esfuerzos del Emirato Islámico (el Gobierno talibán)", subrayó, a la vez que deseó un acercamiento entre Afganistán y Estados Unidos, uno de los tantos países que se ha negado a reconocer al Ejecutivo talibán, reinstalado tras la toma de poder en Kabul el 15 de agosto de 2021.

En la misma línea se expresó el ministro de Exteriores afgano, Amir Khan Muttaqi, quien describió el intercambio como el posible inicio de "una nueva era" en las relaciones entre ambos países.

Advertisement

Según Muttaqi, los "problemas restantes" con Estados Unidos y la comunidad internacional ahora podrán saldarse "a través de la negociación".

Noorzai, un influyente líder tribal afgano, contaba con campos de opio en Kandahar, en el sur del país, y era muy próximo al fundador del Talibán, el mulá Mohamed Omar. En abril de 2005 fue detenido mientras viajaba a Estados Unidos y fue condenado en 2009 a prisión perpetua, luego de ser hallado culpable de introducir más de 50 millones de dólares en heroína al país norteamericano. Sus abogados siempre negaron esos cargos.

Estados Unidos recupera a su último prisionero en Afganistán

Aunque la Administración Biden manejó el asunto con un perfil bajo, la familia de Mark Frerichs confirmó su liberación como parte del intercambio de prisioneros con Afganistán.

En un comunicado, Charlene Cakora, hermana de Frerichs y residente de Illinois, agradeció a los oficiales estadounidenses por asegurar el rescate.

Advertisement

"Estoy muy feliz de saber que mi hermano está a salvo y de camino a casa con nosotros. Nuestra familia ha orado por esto cada día de los más de 31 meses que ha sido rehén. Nunca perdimos la esperanza de que sobreviviera y volviera a casa sano y salvo con nosotros", indicó.

Un alto funcionario estadounidense, citado bajo anonimato por la agencia AP, afirmó que el presidente Joe Biden llamó personalmente a la familia el lunes por la mañana para confirmar "las buenas noticias" y que, para la Casa Blanca, fue una "decisión difícil" indultar a Noorzai pero necesaria para asegurar el bienestar de un ciudadano estadounidense.

Según la agencia Reuters, otro oficial de alto rango de la Administración Biden confirmó que el contratista se encuentra en condición estable tras recuperar su libertad.

Frerichs, de 60 años y veterano de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, se encontraba trabajando en proyectos de ingeniería civil cuando fue secuestrado el 31 de enero de 2020 en Kabul. Había sido visto por última vez en un video publicado por la revista 'The New Yorker', el 1 de abril pasado, en el que pedía su liberación.

El contratista era considerado el último prisionero de Estados Unidos en Afganistán.

Advertisement

Un asesor de la familia critica a Donald Trump

Hasta este lunes, dos administraciones presidenciales habían intentado conseguir la libertad de Frerichs, sin éxito, y la salida de las tropas estadounidense de Afganistán había sembrado dudas sobre la posibilidad de proteger al veterano secuestrado.

Sin embargo, Biden, que en enero había reclamado su liberación y había advertido que nunca reconocería al Gobierno talibán si esto no ocurría, volvió a mencionar su nombre el mes pasado, antes de llevar a cabo el ataque con aviones no tripulados que mató al líder de Al-Qaeda, Ayman Al-Zawhari. Según los reportes, el mandatario insistió a sus funcionarios que consideraran si esa ofensiva representaba algún riesgo para la vida de Frerichs.

En otro comunicado, Eric Lebson, un exfuncionario de Seguridad Nacional que asesora a la familia del contratista, remarcó que el caso "ha sido una lucha cuesta arriba" y criticó al expresidente Donald Trump por haber aceptado un acuerdo de paz con los talibanes "sin siquiera haberles pedido que devolvieran a Mark primero".

"La familia de Mark luego tuvo que navegar por dos administraciones, donde muchas personas vieron el regreso seguro de Mark como un impedimento para sus planes para Afganistán", cuestionó.

Advertisement

La Administración Biden completa así uno de sus intercambios de prisioneros más significativos de su gestión, cinco meses después de haber logrado un acuerdo con Rusia que derivó en la liberación del exmarine Trevor Reed.

Con AP, Reuters y EFE

Continue Reading
Advertisement