Connect with us

Política

Tensión en la Cámara Baja de EEUU: fracasó el quinto intento de McCarthy para presidirla

Published

on

Fue la primera vez en 100 años que un candidato a la presidencia de la Cámara de Representantes no logra hacerse del cargo en la primera votación

Los representantes Patrick McHenry, republicano por Carolina del Norte (izquierda) y Tom Emmer, republicano por Minnesota (derecha) hablan con su colega Kevin McCarthy, republicano por California, mientras la Cámara de Representantes se reúne por segundo día para tratar de elegir un presidente de ese cuerpo legislativo, el miércoles 4 de enero de 2023, en Washington, D.C (AP Foto/Alex Brandon)Los representantes Patrick McHenry, republicano por Carolina del Norte (izquierda) y Tom Emmer, republicano por Minnesota (derecha) hablan con su colega Kevin McCarthy, republicano por California, mientras la Cámara de Representantes se reúne por segundo día para tratar de elegir un presidente de ese cuerpo legislativo, el miércoles 4 de enero de 2023, en Washington, D.C (AP Foto/Alex Brandon)

Por segundo día el miércoles, el líder de los legisladores republicanos, Kevin McCarthy, volvió a fracasar en su intento de ser elegido como presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, después de una quinta ronda de votación.

Transcurría así el segundo día de sesiones del nuevo Congreso, sin que se vislumbre el final del caos político que han creado los conservadores del Partido Republicano.

Por quinta vez, los republicanos nominaron a McCarthy como su presidente mientras la cámara baja se hundía más en el caos. Eso ocurrió momentos después de que la cuarta votación mostrara que 20 reticentes conservadores aún se negaban a apoyarlo, sin cambios desde la vez anterior. No alcanzó los 218 votos que normalmente se necesitan para ganar el mazo.

A McCarthy no le fue mejor que en las votaciones de la víspera, pues también 20 de sus colegas conservadores le negaron sus votos. Parece que el miércoles no habían cambiado de opinión.

Advertisement

El republicano por California, sin embargo, se comprometió a seguir luchando a pesar de perder las rondas de votación que también causaron revuelo el día anterior entre los republicanos, quienes componen la nueva mayoría legislativa.

La dinámica no fue diferente del martes, el primer día de sesiones. Los demócratas postularon a su líder, el representante Hakeem Jeffries, como presidente de la cámara. Un líder de la derecha del grupo conocido como Freedom Caucus ofreció una opción ante McCarthy, al nominar al representante Byron Donalds, republicano por Florida. Se trató de otro momento histórico, pues tanto Jeffries como Donalds son de raza negra.

“Este país necesita liderazgo”, aseguró el representante Chip Roy, republicano por Texas, quien recalcó que era la primera vez en la historia que dos estadounidenses negros eran nominados para el cargo. Legisladores de ambos partidos se pusieron de pie para aplaudir.

Ya se ha votado cinco veces y los republicanos no se ponen de acuerdo (REUTERS/Evelyn Hockstein)Ya se ha votado cinco veces y los republicanos no se ponen de acuerdo (REUTERS/Evelyn Hockstein)

Fue la primera vez en 100 años que un candidato a la presidencia de la cámara baja no logra hacerse del cargo en la primera votación, pero McCarthy no pareció alterarse. En cambio, se comprometió a luchar hasta el final animado —según dijo— por el expresidente Donald Trump para que ponga fin al desorden y una al Partido Republicano.

Desde 1923, la elección de un orador no ha pasado por múltiples votaciones, y la lucha más larga y agotadora por el mazo comenzó a fines de 1855 y se prolongó durante dos meses, con 133 votaciones, durante los debates sobre la esclavitud en el período previo a la Guerra Civil.

Advertisement

“Kevin McCarthy no va a ser un orador”, declaró el representante Bob Good, republicano por Virginia, uno de los que se resistieron.

Una nueva generación de republicanos conservadores, muchos alineados con la agenda de Trump Make America Great Again, quieren cambiar los negocios como siempre en Washington y se comprometieron a detener el ascenso de McCarthy sin concesiones a sus prioridades.

A medida que se prolongaba el espectáculo de la votación, los partidarios de McCarthy imploraron a los reticentes que se alinearan con el republicano de California.

“Todos vinimos aquí para hacer las cosas”, dijo el republicano de segundo rango, el representante Steve Scalise, en un discurso en el que nominó a McCarthy para la votación e instó a sus colegas a abandonar su protesta.

Criticando la agenda del presidente demócrata Joe Biden, Scalise, él mismo una posible opción de compromiso del Partido Republicano, dijo: “No podemos comenzar a solucionar esos problemas hasta que elijamos a Kevin McCarthy como nuestro próximo orador”.

Advertisement

El enfrentamiento sobre McCarthy se ha ido acumulando desde que los republicanos ganaron la mayoría en la Cámara de Representantes en las elecciones de mitad de período. Si bien el Senado permanece en manos demócratas, los republicanos de la Cámara están ansiosos por enfrentar a Biden después de dos años en que los demócratas controlan ambas cámaras del Congreso. El Freedom Caucus conservador lideró la oposición a McCarthy, creyendo que no es lo suficientemente conservador ni lo suficientemente duro para luchar contra los demócratas.

Para ganar apoyo, McCarthy ya accedió a muchas de las demandas del Freedom Caucus, que ha estado pidiendo cambios en las reglas y otras concesiones que les den a los miembros de base más influencia en el proceso legislativo. Ha estado aquí antes, ya que se retiró de la carrera de oradores en 2015 cuando no logró ganarse a los conservadores.

“Todo está sobre la mesa”, dijo el representante aliado Patrick McHenry, RN.C. – excepto, dijo, que McCarthy se hiciera a un lado. “Para nada. Eso no está sobre la mesa”.

Los demócratas nominaron con entusiasmo a Jeffries, quien asumirá el cargo de líder del partido, como su elección para orador. Obtuvo la mayor cantidad de votos en general, 212.

Si McCarthy pudiera ganar 213 votos y luego persuadir a los detractores restantes para que simplemente votaran presentes, podría reducir el umbral requerido por las reglas para tener la mayoría.

Advertisement

Es una estrategia que los expresidentes de la Cámara de Representantes, incluida la presidenta demócrata saliente Nancy Pelosi y el presidente republicano John Boehner, usaron cuando se enfrentaron a la oposición y ganaron el mazo con menos de 218 votos.

(Con información de AP)

Continue Reading
Advertisement