Connect with us

Mundiales

Svante Pääbo gana el premio Nobel de Medicina de 2022 por sus descubrimientos en evolución humana

Published

on

El investigador sueco es conocido por haber desarrollado una nueva disciplina: la paleogenética, que consiste en investigar la evolución humana a través del estudio del ADN de los homínidos que nos precedieron. Pääbo logró secuenciar por primera vez la información genética de los neardentales y los denisovanos, ambas especies extintas hace decenas de miles de años.

El secretario del Comité del Nobel para la Fisiología y Medicina, THomas Perlmann, anuncia al genetista sueco Svante Pääbo como ganador del premio Nobel de Medicina de 2022.© TT News Agency via Reuters

Durante años, todo lo que sabíamos de nuestros antepasados lo recogíamos del estudio de huesos, dientes y restos arqueológicos. Y, a pesar de que así aprendimos mucho, también requirió ejercitar ampliamente el arte de la deducción. Svante Pääbo, un científico nacido en Estocolmo en 1955, no quiso resignarse y se embarcó en la aventura de entender la genética de nuestros antepasados evolutivos; una aventura que ahora le ha merecido el premio Nobel de Medicina o Fisiología de 2022.

Después de más de una década de trabajo, Pääbo y su equipo lograron secuenciar el ADN de los neardentales en 2010. Fue como si la arqueología y la paleontología entera llevaran años mirando a través de gafas sucias y, de repente, se hubiera aclarado su visión. Gracias al increíble hallazgo del científico sueco, un pedazo de hueso ahora se convertía en un mapa genético repleto de información. 

A raíz del desarrollo de nuevas técnicas para encontrar el ADN de estos homínidos extintos, Pääbo pudo demostrar que los humanos de hoy en día compartimos entre un 1 y 2% de ADN neardental, es decir que los homo sapiens, de nuestra línea evolutiva, llegaron a mezclarse y reproducirse con nuestros antepasados más cercanos antes de que se extinguieran. 

Pääbo y su equipo también pudieron colgarse una medalla bien especial: el descubrimiento de una nueva especie extinta de homínidos, los denisovanos, gracias a la secuenciación genómica de un solo dedo hallado en una cueva de Siberia. 

Advertisement

"Al revelar las diferencias genéticas que nos distinguen a todos los humanos viivos de los homínidos extintos, sus descubrimientos sentan las bases para explorar lo que nos hace únicamente humanos", explicó el comité del Instituto Karolinska al anunciar el premio para Pääbo.