Connect with us

Mundiales

Sequía extrema en Chile; Santiago aplicará plan de racionamiento de agua

Published

on

Las lluvias continuarán por debajo de los rangos normales en esta temporada. Autoridades informaron que se impondrán cortes rotativos y programados de agua, en caso de que los ríos que abastecen a la capital, bajen sus niveles a un punto crítico. Santiago, la capital, cuenta con menos reservas de agua que el año pasado.

“No podemos confirmar los racionamientos de agua, pero tampoco podemos descartarlos”. Así daba a conocer el ministro de Obras Públicas de Chile, Juan Carlos García, la situación hídrica actual del área metropolitana.

Santiago, con cerca de siete millones de habitantes, se abastece principalmente del agua del río Maipo y del Mapocho que, en los últimos años, han ido reduciendo significativamente su caudal durante la última década por la falta de lluvias y nieve.

Según García, para hacer frente a la sequía, se aplicaría un protocolo de racionamiento de agua que consiste en cuatro niveles.

Los tres primeros constan de varias medidas y denominaciones.

Advertisement

Encabeza el plan la ‘alerta temprana preventiva’, en la que se reduce la presión del agua por las noches (vigente desde agosto de 2021). Le sigue la ‘alerta amarilla’, en la que el receptor resiente la reducción de la presión y se lanza una campaña comunicacional para ahorrar el preciado líquido (prevista para activarse desde diciembre de 2022 hasta abril de 2023) y la ‘alerta roja’, en la que se aplican cortes rotativos de 24 horas (sujeta la gravedad de la situación). 

Según directivos hídricos, la ‘alerta amarilla’ se aplicaría diez días antes de que los ríos que abastecen a la capital ya no puedan satisfacer las necesidades de Santiago. Cinco días después, en caso de que los niveles de ambos caudales no aumenten, se pasa a la ‘alerta roja’.

El director de la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile (ONEMI) de la Región Metropolitana, Miguel Muñoz, puntualizó que “Los cortes se van a saber con anticipación, así que la gente se va a poder organizar para cocinar, lavar y no va a ser una sorpresa de un corte de una semana como se ha visto otras veces”.

Las zonas con más población estarán exentas de estas medidas, así como las áreas que se alimentan de pozos y otras fuentes.

Las desventajas del ‘protocolo de racionamiento’

Advertisement

El plan puede tener un impacto negativo en el sector educativo. Al no existir flujo de agua en una comunidad, las escuelas deben permanecer cerradas. “Hay colegios que ofrecen hasta tres comidas al día y son las únicas comidas de esos niños, así que hemos priorizado tener una estrategia de respuesta para ellos”, concluyó Miguel Muñoz.

A decir de otros expertos, la medida puede ser contraproducente.

“La evidencia internacional muestra que ese sistema no es tan efectivo. Si yo sé que me van a cortar el agua, acumulo antes, por lo que la reducción efectiva no es tan alta, apuntó Guillermo Donoso, académico e investigador del Centro de Derecho y Gestión de Aguas de la Universidad Católica.

Situación del agua en Chile

El pasado mes de marzo, el presidente chileno, Gabriel Boric, firmó el nuevo Código de Aguas que llevaba 11 años de procedimientos para su diligencia. El estatuto prioriza el acceso a los recursos hidráulicos para el consumo humano y, por primera vez, establece que el cambio climático es una amenaza.

Advertisement

La nación suramericana, que en 2021 vivió el cuarto año más seco de su historia, es el único país del mundo que cuenta con sus aguas privatizadas. El Estado es el dueño del recurso, pero distribuye gratuitamente los derechos a privados que, a su vez, pueden venderlos.

El marco legal para garantizar el acceso al agua, los derechos sobre ella y su distribución y uso es uno de los tópicos más discutidos en la Convención Constitucional que redacta la nueva carta magna que se someterá a plebiscito el próximo 4 de septiembre.

El gobierno estima que la cantidad de agua disponible en el país ha disminuido entre un 10 y un 37 por ciento en los últimos 30 años. Se teme que para el año 2060 la cantidad de agua disponible en el norte y el centro del país se reduzca un 50 por ciento más, según medios de prensa locales.

Con medios locales 

Rafael Pérez

Advertisement
Continue Reading
Advertisement