Connect with us

Nacionales

SCJ: sanciones penales no pueden ser mayor a la sentencia apelada

Published

on

Santo Domingo. -La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), este lunes, dispuso que la norma según la cual el Tribunal, que tiene la facultad de apelar las sentencias condenatorias, no puede imponer una pena penal mayor ni imponer una pena civil mayor que de la sentencia impugnada.

Mientras que, si la sentencia de primer grado condena a una pena de prisión y en la parte dispositiva omite pronunciarse con respecto al desalojo que rige el artículo 1 de la Ley núm. 5869 sobre Violación de Propiedad Privada, desconoce que se trata de una infracción de violación de propiedad y debe ordenar el desalojo de los ocupantes de la propiedad concomitantemente con la pena (artículos 69.9 de la Constitución y 404 del Código Procesal Penal).

Asimismo, la citada sala mediante Sentencia núm. 001-022-2021-SSEN-01555 del 29 de diciembre de 2021, desestimó el recurso de casación debido a la Corte de Apelaciones cumplió con el decreto del artículo 1 de la referida Ley núm. 5869.

En ese orden, la sentencia: “Cuando la Corte a qua incluyó en su fallo la orden de desalojo que omitió el tribunal de primer grado, es evidente que, con esa decisión no agravó la situación procesal del imputado y único recurrente, pues ordenar la ejecución de una sentencia como la de la especie, que dicho sea de paso, por expreso mandato de ley es ejecutoria de pleno derecho y debe ordenar, consecuentemente, el desalojo, no hizo más que cumplir con la imperatividad que se deriva de la ley que rige la materia; pues, cumplir con el mandato de una disposición legal que es el corolario del delito por el cual fue condenado el imputado, no implica variación a la calificación jurídica por una mayor, ni un incremento de la sanción penal, ni tampoco la imposición de una condena en el orden civil”. 

La resolución fue adoptada por el juez Francisco Antonio Jerez Mina, quien presidió la sala; y los magistrados Fran Euclides Soto Sánchez, María Garabito Ramírez y Francisco Antonio Ortega Polanco.

Advertisement