Connect with us

Política

 ¡Que la reelección no divida a nuestro PRM!

Published

on

1 – Confieso que la reelección me produce muchos temores y angustias. En nuestro país, esa práctica, hasta ahora, ha cabalgado en maleficios. La relección me recuerda las antidemocráticas y funestas relecciones de Balaguer, Hipólito, Leonel y Danilo.  La reelección dividió al Partido Reformista, al PRD y al PLD.

2 – No es necesario expandirnos sobre ese tema y comenzar a rememorar las causas de la separación de Francisco Augusto Lora del reformismo, o las razones de la pérdida del poder cuando Hipólito, Leonel y Danilo, porque esas causas son tan conocidas, que volver sobre ellas sería llover sobre mojado.  De estas experiencias, lo esencial es tener presente, que la reelección, por la división que causa, ha sido nefasta para nuestro país y el partido que la promueve.

3 – Ahora nuestro PRM está enfrascado a una reelección de nuestro presidente Luis Abinader; pero sucede, que para que esta reelección sea exitosa en conjurar el maleficio de la división que históricamente conlleva su implementación en nuestro país, es necesario seguir un protocolo democrático con el cual se dé participación en igualdad de condiciones a todos los aspirantes a cualquier candidatura (senador, diputado, síndico, etc.) y principalmente, que este protocolo sea esplendorosamente democrático en lo concerniente a la elección de la candidatura presidencial.

4 – ¿Po qué hago este preámbulo?  Voy al grano.  El presidente del partido (compañero José Paliza) y la secretaria general, compañera Carolina Mejía, por las posiciones que ocupan deben comportarse como árbitros en el proceso de campaña y eleccionario que se dan para elegir los candidatos a cualquier posición a que aspire un miembro de nuestro partido.  Y sucede, que los árbitros deben ser imparciales, y aunque tengan sus simpatías por tal o cual candidato, en el caso de ellos y en mío, por Luis Abinader, no obstante, en aras de la unidad y la democracia, ellos y todos, debemos con honestidad, cumplir el sagrado de deber que impone el ser el árbitro (el juez) del proceso para el cual han sido elegidos y que bajo juramento ante Dios y el pueblo prometieron cumplir y hacer cumplir (“ser árbitros imparciales de los procesos electorales”).

5 – Pero sucede, que estamos viendo que en cualquier acto donde los compañeros José Paliza y Carolina Mejía se presentan, este acto se convierte en una actividad reeleccionista, algo que no debe ser, porque es una práctica que se contradice con la imparcialidad que en su papel de árbitro deben jugar el presidente y la secretaria general de un partido. Puesto que ellos representan a todas las corrientes de un partido, por cuanto, de no obrar con imparcialidad, ello conlleva a romper la unidad y la democracia de este supuesto organismo de la democracia dominicana.

6 – Entonces, con esa práctica de parcialidad sucede, que las corrientes que siguen a otros aspirantes a candidatos presidenciales, por ejemplo, los seguidores del compañero Guido Gómez Mazara y Ramon Alburquerque, sienten y manifiestan con toda razón, que ellos no están siendo representados por José Paliza como presidente del partido ni por Carolina Mejía como secretaria General, porque ellos actuando así, no están siendo imparciales, como debe ser.

Advertisement

7 – En este contexto la realidad es la siguiente: los seguidores de Guido y Alburquerque se sienten atropellados, cuando estando en un evento del partido tienen que chuparse “aquellos vociferantes de consignas reeleccionistas”, y también aguantar los discursos reeleccionistas de los que conforman la mesa principal.

8 – Este desliz de los compañeros que apoyamos la reelección de Luis Abinader, está creando soterradamente la división en el partido, que es la causa principal que nos ha llevado a perder el poder o a no ganar unas elecciones.  Si este es el problema, y lo es, es fácil de corregir.  Sencillamente, que los compañeros José Paliza y Carolina Mejía, asuman su papel de árbitros imparciales; que para honrar sus funciones se guarden sus simpatías por Luis.  En consecuencia, lo que deben de promover es la convención de dónde saldrán por la vía democrática, los nominados a cualquier posición electiva, principalmente la concerniente a la presidencia de la República.   Dado el caso, entonces, en estos momentos, las consignas en cualquier evento del partido donde acudan las máximas autoridades del partido, deben ser “convención democrática” y “cuatro años más para el PRM con el candidato que gane la convención».  Entonces, una vez elegido el candidato, en una convención libérrimamente democrática, apoyamos a ese candidato, nunca antes de la convención. Y si el candidato ganador es Luis tal como se vislumbra, entonces si podemos vociferar hasta desgañitarnos – “Luis, cuatro años más” -. Donde estoy seguro estarán incluidos los simpatizantes de Guido Gómez Mazara y de Ramón Alburquerque.

9 – Si lo hacemos así, llevaremos la fiesta en paz. No habrá disgustos entre los seguidores de los demás aspirantes a ganar la nominación presidencial. De darse así, el día que de una convención democrática salga el nominado presidencial, entonces todos quedarán conformes, no habrá impugnaciones ni pataleo, por ende, tampoco división, sino conformidad y unidad.

10 – Finalmente reafirmo: Con Luis Abinader de candidato podemos romper con el maleficio que pende sobre la reelección de los presidentes dominicanos, siempre que esta se haga correctamente siguiendo las normativas que impone la democracia; de lo contrario se repetirá la división y por vía de consecuencia, con en veces anteriores, perderemos el poder.

11 – Para evitar una vez más la maldición de la división, y para llevar la fiesta en paz, asumamos el eslogan que nuestro presidente ha venido enarbolando desde que se tiró al ruedo político – “saquemos los clavos, pero sin romper las tablas” -.
Espero que mis sugerencias no caigan en el vacío…

Advertisement

El que tenga oídos, que oiga…

Continue Reading
Advertisement