Connect with us

Política

Qué debe hacer el mundo con los falsos referendos de Putin

Published

on

Los comicios ficticios realizados a punta de pistola no hacen que la tierra ucraniana sea rusa

Por: The Economist

El jefe del régimen de Moscú, Vladimir Putin, amenaza al mundo con un ataque nuclear si hay ataques al territorio ruso. Por eso convocó a referendos para anexar el Donbás (AFP)El jefe del régimen de Moscú, Vladimir Putin, amenaza al mundo con un ataque nuclear si hay ataques al territorio ruso. Por eso convocó a referendos para anexar el Donbás (AFP)

Cuando el resultado de una votación se anuncia como un 99% a favor de algo, se puede concluir que la votación ha sido amañada y los amañadores quieren que se sepa. Así ocurrió esta semana con los falsos referendos que los hombres del Presidente Vladimir Putin organizaron ilegalmente en cuatro provincias parcialmente ocupadas de Ucrania. Abordados en sus puertas por hombres armados, los residentes “aceptaron” que la potencia invasora, Rusia, se anexionara sus tierras. Para ser justos, el 99% se registró sólo en Donetsk, una mitad de la región de Donbas. En Luhansk, la otra parte, el apoyo fue tibio: sólo el 98%. Y en las provincias de Kherson Zaporizhia, el voto fue muy reñido: el sí estuvo entre los 80 y los 90 puntos.

Los referendos del Sr. Putin, que tuvieron lugar durante cinco días y terminaron el 27 de septiembre, no fueron diseñados para ser creídos, sino para amenazar. Al cierre de la edición de The Economist del 29 de septiembre, parecía que iban a ser seguidos por un discurso del Sr. Putin ante el parlamento ruso, y tal vez luego una moción formal para incorporar una gran porción de Ucrania a la Federación Rusa, como sucedió con Crimea en 2014.

Si esto ocurre (predecir cualquier cosa sobre Rusia es difícil en estos días, especialmente sobre un esquema tan absurdo), el Sr. Putin tratará de afirmar que ha ganado una gran victoria. Y lo que es más indignante, también puede afirmar que las tropas ucranianas que actualmente tienen en su poder grandes partes de esas cuatro provincias son en realidad ocupantes, y que si intentan recuperar su tierra serán invasores.

Advertisement

La lógica es inverosímil y mendaz. Pero pretende sugerir que si los países occidentales siguen armando a Ucrania estarán instigando ataques en suelo ruso. Esto es algo que Occidente ha tenido cuidado de evitar hasta ahora. Para Putin y sus asesores, la anexión de todo este territorio ucraniano puede parecer una forma inteligente de disuadir a Occidente y, de hecho, a Ucrania de realizar más esfuerzos para repeler a su ejército invasor. Es esencial que su estratagema fracase.

Como informamos en nuestra sección de Internacional, el peligro de una escalada nuclear parece más alto hoy que en cualquier otro momento desde la crisis de los misiles en Cuba, hace 60 años este octubre. Putin espera, sin duda, que la anexión haga temer a los partidarios de Ucrania que el riesgo se haya disparado aún más, hasta un nivel en el que la determinación de Occidente se resquebraje.

En esta situación de nerviosismo, conviene recordar que el territorio que Putin está a punto de anexionar no forma parte de Rusia. Además, rendirse al chantaje nuclear solo invitará a más. Occidente cometió ese error en 2014 al consentir el robo de Crimea Ucrania por parte de Putin. Como dijo uno de los predecesores de Putin: “Si te encuentras con papilla, procede”.

Si el riesgo de escalada crece, no es por la farsa de los referendos, sino porque Putin está perdiendo la guerra. Siempre se ha enfrentado al problema de que la derrota supondría una humillación y un posible derrocamiento. Por eso ha blandido repetidamente la carta nuclear desde febrero. Podría haber recurrido a la energía nuclear antes del referéndum, pero, a pesar de los numerosos contratiempos, no lo ha hecho. Igualmente, la anexión no le obligaría a hacerlo: se ve mejor como un intento desesperado de señalar que va en serio.

¿Qué hacer? Estados Unidos tiene razón al dejar claro que si Putin disparara una bomba nuclear, las consecuencias serían nefastas. Probablemente, implicarían el uso directo de armas convencionales por parte de la OTAN para destruir sus bases y fuerzas en UcraniaOccidente debería convencer a China India de que también se opondrían a un ataque nuclear.

Advertisement

Ucrania, mientras tanto, debe seguir adelante. El Sr. Putin ordenó la semana pasada una movilización de pánico de 300.000 soldados, provocando el descontento en Rusia y la emigración de cientos de miles de jóvenes que desean evitar el reclutamiento. Las protestas se extienden y unas 20 oficinas de reclutamiento han sido atacadas. Rusia no está obteniendo ningún beneficio real. Incluso puede haber recurrido a la extraña táctica de volar sus propios gasoductos con la esperanza de que esto asuste a Occidente. A pesar de las amenazas de Putin, Occidente debería seguir ayudando a los ucranianos a defenderse.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Continue Reading
Advertisement