Connect with us

Política

Profundo secretismo y alto riesgo: cómo se gestó la histórica visita de Zelensky a los EEUU

Published

on

La planificación clandestina del viaje del presidente ucraniano puso de relieve la naturaleza excepcionalmente peligrosa de la visita de un líder en tiempos de guerra que se enfrenta a riesgos diarios para su vida

Zelensky Llegó A Estados Unidos

Cuando un avión militar estadounidense aterrizó en la pista de Rzeszow, Polonia, el martes, la tripulación del avión pensó que estaban recogiendo al embajador de Estados Unidos en Ucrania y a algunos funcionarios ucranianos de alto nivel.

Lo que no sabían, hasta que lo vieron salir de un vehículo estadounidense, era que uno de esos funcionarios era el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, que con ayuda estadounidense acababa de completar un peligroso viaje desde Bakhmut -el lugar de algunos de los combates más sangrientos de la guerra, a más de 645 km de Kiev– hasta la frontera polaca para una visita a Washington planeada de forma encubierta.

La planificación ultrasecreta de la partida de Zelensky puso de relieve la naturaleza excepcionalmente peligrosa de la visita de un líder en tiempos de guerra que se enfrenta a riesgos diarios para su vida; después de todo, uno de los principales objetivos rusos es destruir el gobierno que encabeza. Pero dado lo astronómico de lo que estaba en juego, él y el Presidente Joe Biden estaban deseosos de reunirse cara a cara, y Zelensky estaba dispuesto a afrontar los riesgos de salir de su país por primera vez desde que comenzó la invasión rusa en febrero.

Advertisement

El viaje se organizó en cuestión de días y sólo un reducido grupo de funcionarios de la Casa Blanca y otros altos cargos de la administración estaban al corriente de los planes. Para evitar filtraciones y otros riesgos de seguridad, los funcionarios estadounidenses dijeron que gran parte de la comunicación con el equipo de Zelensky se produjo en persona, y que la embajadora estadounidense Bridget Brink se reunió directamente con los ayudantes de Zelensky en Kiev.

Sólo tres días antes de que Zelensky aterrizara en Washington, funcionarios de la Casa Blanca alertaron a un pequeño grupo de líderes del Congreso -incluida la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi– para que pudieran organizar un discurso ante una reunión conjunta del Congreso durante sus nueve horas y media en Estados Unidos.

Este relato se basa en entrevistas con 10 funcionarios de la Casa Blanca y de otras administraciones, asesores del Congreso, expertos externos y otras personas implicadas en la planificación, la mayoría de los cuales hablaron bajo condición de anonimato para discutir conversaciones privadas y detalles delicados.

Zelensky aprovechó sus breves encuentros con Biden y los legisladores el miércoles para argumentar que Ucrania es capaz de ganar la guerra directamente, algo que los funcionarios estadounidenses dicen en privado que es muy poco probable. Y el viaje, que se produce dos semanas antes de que los republicanos, reticentes a enviar más ayuda a Ucrania, tomen el control de la Cámara de Representantes, fue también un esfuerzo para apuntalar el apoyo entre los legisladores escépticos y otros estadounidenses antes de un brutal invierno de combates.

“Su mera presencia es un recordatorio de lo peligroso que es descartar el poder de la idea de Ucrania”, dijo el senador Chris Murphy (demócrata de Connecticut), que asistió al discurso de Zelensky ante el Congreso. “Se suponía que su país caería en cuestión de días. Se suponía que estaría muerto si se quedaba en Kiev. Así que sus palabras fueron eficaces, pero sólo la imagen de Zelensky en el Congreso un año después de la invasión envía por sí misma este mensaje realmente poderoso e inevitable.”

Advertisement

En cuanto a si el presidente ucraniano logró sus objetivos, Murphy dijo: “Creo que el discurso hace más probable que los republicanos que están indecisos no se unan a los que están en contra de Ucrania. Ahora mismo, creo que tenemos apoyo en la Cámara para mantener la financiación de Ucrania, y la visita de Zelensky ayuda a ello”.

Zelensky había dejado claro a Biden durante varios meses que quería hacer a Estados Unidos su primera visita fuera de Ucrania, según explicaron funcionarios estadounidenses, pero la situación de seguridad en Ucrania hizo casi imposible ese viaje hasta este mes.

Las conversaciones se hicieron más serias a finales de noviembre, y una llamada telefónica el 11 de diciembre entre los dos presidentes fue el catalizador final. En la llamada, Biden comunicó a Zelensky que tenía buenas noticias: había ordenado al Pentágono que diera prioridad a la defensa aérea de Ucrania, y ahora parecía probable que Estados Unidos proporcionara a Kiev una batería de misiles Patriot, la principal petición de Zelensky durante meses para ayudar a defenderse de los ataques rusos contra infraestructuras civiles.

Biden también informó a Zelensky en la llamada de que la Casa Blanca había solicitado 37.000 millones de dólares en ayuda financiera suplementaria para Ucrania y había recibido “señales positivas” de los legisladores en respuesta, dijo un funcionario de la Casa Blanca familiarizado con la llamada. Los legisladores pretenden aprobar en los próximos días 45.000 millones de dólares en nuevos fondos para Ucrania como parte de un paquete de gastos de fin de año.

Pero fue la noticia del sistema de misiles Patriot -el arma de defensa antiaérea más avanzada del arsenal estadounidense- lo que pareció motivar a Zelensky a realizar el viaje lo antes posible, dijo el funcionario de la Casa Blanca, considerándolo una forma de dar las gracias a Biden, al Congreso y al público estadounidense, al tiempo que reforzaba el apoyo de Estados Unidos ante un largo invierno de combates.

Advertisement

Desde el comienzo de la guerra, Zelensky ha demostrado una astuta habilidad para utilizar las comunicaciones -y su propia imagen de líder luchador- para promover la causa de su país. Al principio, pronunció discursos virtuales en las capitales del mundo, adaptados a los valores de cada país; en mayo, por ejemplo, se dirigió virtualmente al Congreso y citó el Monte Rushmore, el ataque a Pearl Harbor y el discurso “Tengo un sueño” de Martin Luther King Jr.

infobae

En esta ocasión, vio la conveniencia de visitar Estados Unidos antes de viajar a países europeos que están geográficamente más cerca de Ucrania y que habrían hecho mucho menos complicado el viaje. Una vez que Zelensky regresó a Kiev desde el frente, tomó un tren hasta la frontera polaca, donde fue recogido por un vehículo dispuesto por funcionarios estadounidenses para el viaje de 90 minutos a Rzeszow.

“Zelensky comprende que necesita a Estados Unidos y que el apoyo estadounidense es uno de los factores más decisivos que determinarán el resultado de la guerra”, declaró Andrea Kendall-Taylor, investigadora principal del Center for a New American Security. “Si van a ir a alguna parte, será mejor que vayan a Estados Unidos”.

En un principio, los funcionarios de la Casa Blanca no estaban seguros de la fecha exacta de la visita de Zelensky, pero consideraron que el momento elegido enviaba una poderosa señal.

“Vimos llegar a Zelensky el día 300 de esta invasión, el día más corto del año, el día más largo del invierno. Fue una señal increíble de que, a medida que nos adentramos en el invierno, vamos unidos”, declaró un funcionario de la Casa Blanca.

El 14 de diciembre, miércoles de la semana pasada, la Casa Blanca envió una invitación formal a Zelensky. Dos días después, aceptó. El domingo, poco después de que Argentina derrotara a Francia en la final de la Copa del Mundo, altos funcionarios estadounidenses recibieron la noticia de que el viaje había sido confirmado oficialmente y Zelensky llegaría a Washington dentro de tres días.

Advertisement

Horas antes de que Zelensky abandonara Ucrania, Punchbowl News informó de que el dirigente ucraniano tenía previsto viajar a Washington para dirigirse al Congreso. Altos funcionarios estadounidenses esperaban mantener en secreto el viaje de Zelensky hasta que estuviera a salvo fuera de Ucrania, y rápidamente alertaron a su delegación de viaje. Zelensky declaró que nunca se plantearon cancelar el viaje.

Once horas después de que el avión militar estadounidense despegara de Polonia, Zelensky aterrizó en la Base Conjunta Andrews, donde le esperaban una alfombra roja y una delegación de funcionarios estadounidenses.

Zelensky y sus ayudantes fueron conducidos a Blair House, el alojamiento del Presidente, frente a la Casa Blanca. La bandera ucraniana ondeó en el exterior del edificio mientras el personal preparaba un banquete de pollo, pescado y dulces navideños, incluidas galletas de chocolate y doble chocolate. Zelensky tuvo la oportunidad de ducharse y relajarse antes de reunirse con Biden, y todo el equipo ucraniano se sometió a la prueba del covid, procedimiento habitual para reunirse con el presidente.

“Hubiera sido una pesadilla”, dijo un funcionario estadounidense sobre la posibilidad de que Zelensky diera positivo en las pruebas del virus.

En el Capitolio, a la mayoría de los legisladores les pilló por sorpresa la noticia de que Zelensky se dirigiría a una reunión conjunta del Congreso. Algunos ya habían abandonado Washington por vacaciones y se apresuraron a regresar a tiempo para el discurso. Pelosi y sus ayudantes mantuvieron la información en secreto, y los altos funcionarios de la Cámara y el Senado desconocían los planes.

Advertisement

En octubre, Pelosi ya había sentado las bases para una posible visita de Zelensky cuando se reunió con Ruslan Stefanchuk, presidente del Parlamento ucraniano, en Zagreb (Croacia), según explicó un asesor de Pelosi, que habló bajo condición de anonimato para hablar de la planificación interna. En un principio, Pelosi pensó que Zelensky podría viajar a Washington en octubre o noviembre, y se mantuvo en estrecho contacto con Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden, mientras se ultimaba el viaje.

Al final, la comparecencia de Zelensky ante los aplaudidos legisladores -en la que entregó a Pelosi una bandera ucraniana firmada por soldados y ella correspondió con una bandera estadounidense izada sobre el Capitolio- fue un gran momento para la presidenta de la Cámara pocos días antes de dimitir como líder de los demócratas.

Las reuniones de Zelensky del miércoles no se limitaron al simbolismo y las muestras de solidaridad. Durante sus conversaciones a puerta cerrada con los legisladores, Zelensky expresó su apoyo a una medida que permita a Estados Unidos transferir a Ucrania los beneficios de las propiedades rusas incautadas y a una resolución que reconozca un genocidio ruso en Ucrania, según asistentes del Congreso familiarizados con el asunto.

Los miembros del Congreso atribuyeron a la presión la ayuda para hacer avanzar la legislación sobre los activos, que se aprobó el jueves como parte de una ley de gastos de 1,7 billones de dólares.

“Han presionado personalmente a favor, lo que ha ayudado”, dijo el representante Tom Malinowski (demócrata de Nueva Jersey), uno de los defensores de la ley, que podría suponer que cientos de millones de dólares de activos oligárquicos incautados se destinen a la reconstrucción de Ucrania.

Advertisement

Mientras tanto, la Cámara de Representantes y el Senado siguen estudiando la otra medida, que condenaría los “actos de genocidio” de Rusia y apoyaría la creación de tribunales para que los funcionarios rusos rindan cuentas de sus actos.

Durante sus pocas horas en Washington, Zelensky dirigió gran parte de su mensaje a los conservadores que se preguntan por qué Estados Unidos gasta tanto dinero en un país alejado de sus costas. Prometió que la ayuda estadounidense se gastaba de forma responsable y dijo a los legisladores que, lejos de ser “caridad”, el dinero era una inversión no sólo en el futuro de Ucrania, sino en el suyo propio. Sugirió repetidamente que cualquier victoria de Ucrania era un triunfo para Estados Unidos y sus valores.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reúne con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 21 de diciembre de 2022. REUTERS/Leah MillisEl presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reúne con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 21 de diciembre de 2022. REUTERS/Leah Millis

En el momento quizá más emotivo para Biden, Zelensky le entregó una medalla ucraniana que a principios de año se había concedido a un oficial ucraniano por “hazañas sobresalientes en el campo de batalla”. Biden, a su vez, entregó a Zelensky dos “monedas de mando”, medallas presidenciales por servicios excepcionales, una para él y otra para que se la llevara al soldado.

La planificación clandestina pareció dar sus frutos tanto a Zelensky como a Biden. El viaje brindó a Biden una gran oportunidad para mantener el impulso de la causa ucraniana que ha contribuido a definir su presidencia. Y a Zelensky le brindó la oportunidad de demostrar a sus compatriotas que tanto él como ellos contaban con el apoyo del país más poderoso del mundo.

Al aterrizar en Europa del Este el jueves, Zelensky dijo que se iba de Washington “con buenos resultados, con lo que realmente ayudará”.

Advertisement

(c) 2022, The Washington Post – Por Tyler Pager y Yasmeen Abutaleb