Connect with us

Mundiales

Policía de Nicaragua se lleva "con violencia" a obispo crítico de Ortega

Published

on

La Policía de Nicaragua extrajo "con violencia" este viernes de su residencia al obispo de Matagalpa y crítico del gobierno, Rolando Álvarez, en donde había permanecido retenido las últimas dos semanas, investigado por "desestabilizar" el país.

© -Captura de pantalla de una transmisión en vivo de la página de Facebook de la Diócesis de Matagalpa, en la que el obispo Rolando Álvarez ofrece una misa virtual, el 5 de agosto de 2022

"La Policía Nacional ha ingresado a la Curia Episcopal de nuestra Diócesis de Matagalpa y se ha llevado" a monseñor Álvarez; "aún no se conoce su paradero (…) alertamos a la comunidad internacional y nos sumamos a la cadena de oración", dijo en Twitter el Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam).

"Lo sacaron con violencia y no se sabe para donde se lo llevaron", dijo a la AFP Vilma Núñez, presidenta del Centro nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en base a diversas fuentes consultadas por su entidad en Matagalpa. Hasta el momento no existe información oficial sobre el caso.

La propia diócesis de Matagalpa (norte) alertó la madrugada del viernes del ingreso de la Policía a la residencia del obispo.

"SOS. Urgente. En estos momentos la Policía Nacional ha ingresado a la Curia Episcopal de nuestra Diócesis de Matagalpa" publicó en su cuenta de Facebook.

Advertisement

También se desconoce el paradero de quienes acompañaban a Álvarez en la curia.

"Qué indignante, se han llevado a Monseñor Rolando Álvarez, con los sacerdotes que estaban con él. Basta ya de tanto silencio!, hablen quienes tienen que hablar y dar la cara, a eso se le llama pecado de omisión", dijo el sacerdote Edwing Román, exiliado en Miami, en redes sociales.

"Sucedió lo que era evidente que iba a suceder. Es la detención arbitraria y abusiva del monseñor Álvarez", comentó por su parte, también desde Miami, el defensor de derechos humanos Pablo Cuevas.

Álvarez estaba retenido en la curia junto a una decena de personas desde el pasado 4 de agosto. 

La policía sitió la curia días después de que Álvarez denunciara el cierre por parte de las autoridades de cinco emisoras católicas y reclamara al gobierno de Daniel Ortega respeto a la "libertad" religiosa.

Advertisement

La policía anunció que la Diócesis de Matagalpa es investigada por intentar "organizar grupos violentos" e incitar al "odio" para "desestabilizar al Estado de Nicaragua".

"Nosotros estamos en las manos de Dios", había dicho el prelado el jueves.

"Dictadura secuestra esta madrugada a monseñor Rolando Álvarez, siguen en una cacería infernal contra la iglesia. Más de 190 ataques, templos profanados, 3 sacerdotes encarcelados, 18 monjas expulsadas como delincuentes, decenas de radioemisoras cerradas", dijo en Twitter Arturo McFields, exembajador de Nicaragua ante la OEA.

McFields fue destituido del cargo en marzo tras haber calificado a su país de dictadura durante una sesión oficial, y denunciar la existencia de "presos políticos".

– Repique de campanas –

Advertisement

Al momento del allanamiento, en medio de la oscuridad de la noche, hubo un repique de campanas que habría alertado a los feligreses de lo que acontecía, según un video difundido en las redes sociales.

La retención del obispo ocurrió en medio de los roces de la Iglesia con el gobierno de Ortega, un exguerrillero de 76 años que se mantiene en el poder desde el 2007, amparado en tres reelecciones sucesivas.

La última fue en noviembre del 2021, con sus opositores presos o exiliados y en medio de cuestionamientos internacionales.

El presidente acusa a los obispos de "golpistas" por apoyar las protestas opositoras que pidieron su dimisión en 2018.

En medio de la crisis, la Iglesia intentó en 2018 y 2019 mediar un diálogo entre el gobierno y la oposición.

Advertisement

El mandatario reprochó a los obispos haber acogido una propuesta opositora que buscaba resolver la crisis adelantando los comicios del 2021 para recortar su período presidencial.

Desde entonces, las relaciones han ido en deterioro. Este año hubo cierre de medios católicos, entre ellos el canal de la Conferencia Episcopal, y la reciente detención del sacerdote Oscar Benavídez, sin que se conozcan las razones.

También se ilegalizó a la Asociación Misioneras de la Caridad, de la orden de la madre Teresa de Calcuta, que abandonó el país en julio. En marzo ya había sido expulsado al nuncio apostólico, Waldemar Sommertag, quien participó en 2019 en las negociaciones entre gobierno y la oposición.

El miércoles, 26 exjefes de Estado o gobierno de España y América Latina publicaron un llamado al papa Francisco –que no se ha manifestado en público sobre la situación– a adoptar "una firme postura de defensa del pueblo nicaragüense y su libertad religiosa". 

La "primitiva dictadura de los Ortega-Murillo" (en alusión a su esposa y vicepresidente Rosario Murillo) avanza "hacia la persecución de los líderes episcopales católicos, los sacerdotes y las religiosas", deploran los estadistas de tendencia conservadora, entre ellos José María Aznar (España), Iván Duque y Álvaro Uribe (Colombia) o Luis Lacalle Herrera y Julio María Sanguinetti (Uruguay).

Advertisement

bur/mav/yow

Continue Reading
Advertisement