Connect with us

Política

Pobres argumentos

Published

on

Claudio Acosta, jefe de redacción en horario vespertino

Pobres argumentos.- A estas alturas creíamos que lo habíamos escuchado todo de los que se oponen a la Ley de Fideicomiso Público, a la que le han disparado municiones de todos los calibres dirigentes del PLD y la Fuerza del Pueblo, que hasta hace poco eran astillas del mismo palo, aunque los seguidores del expresidente Leonel Fernández ahora hablan y actúan como si lo hubieran olvidado y no fueran compromisarios de lo que se hizo y se dejó de hacer durante los gobiernos morados.

Según el senador de la Fuerza del Pueblo Dionis Sánchez, representante de la provincia Pedernales, la razón por la cual el gobierno pretende “fideicomisar” (¡ha nacido un nuevo verbo!) las instituciones estatales es la falta de confianza del presidente Luis Abinader en sus funcionarios. “Ellos no le dijeron en ninguna parte a la gente que de esa forma era que iban a manejar los bienes, que no confían en su propia gente para que estén al frente de la administración de la cosa pública para que gobiernen conjuntamente con el Presidente, que no confía en ellos y prefiere poner los bienes del Estado para que los administre la oligarquía”.

Al igual que otros argumentos esgrimidos por peledeístas y fupuístas (¿se dice así, profesor?) para oponerse a la aprobación de la Ley de Fideicomiso Público en el Congreso Nacional, ni unos ni otros han sabido explicarle a la opinión pública, de manera convincente, porqué los fideicomisos de los gobiernos del PLD eran santos y buenos y los que trata de impulsar esta administración son un instrumento de satán para privatizar los bienes públicos.

En cuanto al senador de Pedernales, hay que decir que es una lástima que no tenga mejores argumentos para justificar ante sus votantes su oposición a un instrumento legal que impulsaría el anhelado desarrollo turístico de esa provincia y de toda la región suroeste y su gente, que tiene ahí una gran oportunidad de salir de la pobreza ancestral que les impide soñar con una vida mejor en la tierra que les vio nacer.

Advertisement
Continue Reading
Advertisement