Connect with us

Política

Piénsenlo bien

Published

on

Claudio Acosta, jefe de redacción en horario vespertino

Piénsenlo bien.- Dada la poca experiencia del director del IntrantHugo Beras, para jugar en una liga tan difícil y complicada, desde aquí le recomendamos que lo piense bien, y lo analice mejor, antes de dar luz verde a la aplicación de la resolución que prohíbe que dos personas viajen en motocicleta en horario de 11:00 de la noche a 5:30 de la mañana, como una medida para frenar el auge de la delincuencia motorizada, la más agresiva, peligrosa y letal.

El anuncio ha provocado el rechazo entre los directamente afectados, a los que ayer se sumó el presidente de Fenatrano, Juan Hubieres, quien de inmediato se ofreció para convocar una concentración de motoristas que viven de ese medio de transporte para protestar. Además de que, dice, violaría el artículo 46 de la Constitución que establece la libertad de tránsito, como han señalado ya varios juristas.

No parece buena idea, sobre todo de cara a los planes reeleccionistas, empezar un año preelectoral tomando medidas que atenten contra la frágil economía de sectores sociales vulnerables además de numerosos (la DGII tiene registradas casi tres millones de motocicletas), que siempre pueden degenerar en conflicto social. Y sería mucho peor si luego tiene que darle para atrás, como ya ha ocurrido con otras decisiones controversiales o impopulares, lo que le daría municiones gratis a una oposición que sabe que no puede darle un solo minuto de tregua al Gobierno.

Nadie discute que la delincuencia es un problema que debe ser atacado con dureza y determinación, por lo que habrá muchos ciudadanos y ciudadanas que apoyen las limitaciones al tránsito a las motocicletas aunque sea inconstitucional. Al igual como también hay muchos, realmente demasiados, que apoyan sin ningún rubor los falsos intercambios de disparos que la Policía usa de coartada para ejecutar presuntos delincuentes. Pero un Gobierno se debe a la Ley y la Constitución, por lo que no puede alegar, bajo ninguna circunstancia, que el fin justifica los medios.

Advertisement
Continue Reading
Advertisement