Connect with us

Política

Macron y Scholz se reúnen en medio de las tensiones en el eje franco-alemán

Published

on

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, recibió este 26 de octubre al canciller alemán, Olaf Scholz, en un momento de tensiones entre las dos principales economías de la Unión Europea (UE). La visita se produce después de que París cancelara una reunión ministerial conjunta. Sin embargo, los dos líderes esperan discutir asuntos de energía, defensa y comercio, en los que se han suscitado grandes diferencias, en medio de la guerra rusa en Ucrania y sus efectos económicos.

El presidente francés, Emmanuel Macron. recibe al canciller alemán. Olaf Scholz, en el Palacio del Elíseo, en París, el 26 de octubre de 2022.© Ludovic Marin/AFP

Detrás del apretón de manos y las sonrisas, las mayores diferencias entre el eje franco-alemán en años.

Con la mirada puesta en una distensión de las relaciones de las dos primeras potencias europeas, llegó este miércoles 26 de octubre al Palacio del Elíseo el canciller alemán, Olaf Scholz.

El encuentro espera “reforzar la cooperación” entre las dos potencias y responder a los desafíos comunes de "manera unida y solidaria", resumió en un comunicado la Presidencia francesa.

Una ambición que encierra las actuales divergencias abismales entre París y Berlín en un contexto de crisis, en medio de la guerra de Rusia en Ucrania. La cantidad de asuntos en los que Francia y Alemania están en desacuerdo crecen: desde la estrategia de defensa del bloque, su respuesta a la crisis energética, las relaciones con China e incluso la política fiscal.

Advertisement

En medio de los desacuerdos fue aplazado durante varias semanas un Consejo de Ministros franco-alemán, el primero bajo el Gobierno de Scholz y que también estaba previsto para este miércoles.

Para los expertos, la decisión subrayó la frustración del presidente francés por encontrar puntos en común. Berlín, por su parte, lo atribuyó a dificultades logísticas y restó importancia a la brecha.

“La pareja franco-alemana diverge, por lo tanto está paralizada (…) No podemos permitirnos en este momento de la historia no tener una Europa unida y fuerte. (Resolverlo) comienza con un diálogo franco-alemán fructífero", reconoció el ex primer ministro francés y titular de Asuntos Exteriores, Dominique de Villepin, el pasado viernes.

Sin embargo, momentos antes de la llegada de Scholz, el portavoz del Gobierno francés, Olivier Véran, intentó restar importancia a cualquier fricción y señaló que la dupla franco-alemana siempre ha sido capaz de superar las dificultades que surgen de vez en cuando.

“La reunión de hoy refleja que esta amistad sigue viva”, aseguró Véran.

Advertisement

La crisis energética, motor del distanciamiento entre París y Berlín

Las dificultades surgen cuando la UE se esfuerza por llegar a un acuerdo sobre si limitar los precios de los carburantes, en respuesta a la invasión ordenada por el presidente ruso Vladimir Putin a su vecino país.

París defiende que la Unión Europea ponga en marcha un mecanismo para limitar el precio que se utiliza para la generación de electricidad, mientras que Berlín es uno de los gobiernos que se opone fehacientemente.

Scholz invirtió semanas respaldando a España y Portugal con el proyecto de gasoducto Midcat, finalmente rechazado ante la oposición de Macron y sustituido por el BarMar, un corredor de hidrógeno entre Barcelona y Marsella.

Pero el gran baldazo de agua fría para la segunda economía de la UE, llegó cuando Scholz decidió permitir que una empresa china compre una participación en su puerto más grande y siga lo que los franceses señalan como una política mercantilista “miope” hacia China. La movida ha desconcertado a París.

Advertisement

El Gobierno francés advierte que esas acciones muestran que no se ha aprendido la lección que deja el conflicto ruso: no depender de naciones fuera del bloque en asuntos trascendentales y mucho menos si se trata de cuestionadas democracias.

"Todavía no han aprendido la lección", sostuvo un alto funcionario francés, citado por Reuters.

Después de advertir en vano a Alemania sobre el riesgo de una dependencia excesiva de Rusia para su gas, Macron se siente reivindicado en su impulso para fortalecer la autosuficiencia europea, desde la energía hasta la defensa y el comercio.

Desde la parte alemana indican que son conscientes de que necesitan reducir su dependencia de China, pero agregan que esto no debería significar prohibir todas las inversiones del gigante asiático en el Viejo Continente.

Defensa y comercio se suman a las fricciones del eje franco-alemán

Advertisement

Las discrepancias también están afectando los planes de Europa para construir su próxima generación de aviones de combate.

La decisión de Berlín de lanzar un sistema europeo de defensa aérea con 14 países, incluido Reino Unido, pero en el que dejó por fuera a Francia, la potencia militar más prominente de la UE, fue la gota que colmó el vaso.

No obstante, funcionarios alemanes afirman que Francia había sido invitada a unirse, pero se negó.

Los franceses aseguran que la propuesta de comprar material no europeo, como el sistema Arrow 3 de Israel y las unidades Patriot de EE. UU. fue un fracaso.

Las discrepancias también llegaron al plano comercial y enfriaron aún más las relaciones bilaterales.

Advertisement

Cuando Alemania dio a conocer un paquete de 200.000 millones de euros para proteger a su industria y a los consumidores del aumento de los precios de la energía, su Gobierno no notificó de antemano a la vecina Francia, lo que causó molestias en su vecina nación.

"Nos enteramos por la prensa. Eso no es lo que se hace", dijo un alto funcionario francés.

Represnetantes del Gobierno alemán habían visitado el palacio del Elíseo días antes y no informaron nada sobre el paquete que, a consideración de París, otorga una ventaja injusta a las empresas alemanas y amenaza el mercado único de la Unión Europea.

¿”Alemania primero”?

Las relaciones entre Francia y Alemania desde la salida de la excanciller Ángela Merkel han dado un giro notable. La diferenciación inicia desde una la “falta de química personal” hasta un presunto interés del actual Gobierno alemán por llevar un liderazgo pleno.

Advertisement

Tara Varma, del grupo de expertos ECFR en París, señaló que había una percepción en París y otras capitales europeas de que la política exterior y de seguridad alemana estaba impulsada por un espíritu de "Alemania primero".

"La razón última es que ambos están enfrascados en una competencia por la primacía en la UE", enfatizó Ulrich Speck, analista alemán de Neue Zurcher Zeitung, sobre el fondo de las diferencias aumentadas.

Paralelamente, los analistas destacan que la necesidad de Scholz de lidiar con una coalición de Gobierno complicada ha llevado a que Alemania se vuelva más introspectiva y consulte menos con socios como Francia.

En Berlín, los funcionarios del Gobierno minimizan cualquier división. Señalan el terreno común encontrado recientemente en la iniciativa de la Comunidad Política Europea de Macron y dicen que Francia necesita comprender los desafíos internos de Alemania de lidiar con socios de coalición turbulentos que ralentizan la toma de decisiones.

"No es el fin del mundo", dijo un funcionario alemán.

Advertisement

Entretanto, Macron afronta sus propias dificultades, tras perder la mayoría absoluta de su partido en el Parlamento, que frenará su capacidad para actuar, mientras impulsa el liderazgo de su país en Bruselas.

Más allá de un choque de personalidades y la rivalidad de liderazgo europeo, las diversas crisis que afronta Europa sacan a la luz discrepancias estratégicas amplias en las dos mayores economías de la UE, en medio de los esfuerzos por mantener la fachada de unidad, indican fuentes alemanas.

Pero Europa no puede permitirse una ruptura en las relaciones que debilite la unidad del bloque de 27 países, mientras lucha contra múltiples crisis: la guerra de Rusia, la inflación en espiral y sus economías más grandes al borde de la recesión.

Asuntos frente a los que Scholz y Macron esperan empezar a limar asperezas y encontrar puntos en común, a partir de la reunión de este miércoles, en París.

Con Reuters y medios locales

Advertisement
Continue Reading
Advertisement