Connect with us

Política

La vulva

Published

on

Rosario Espinal

La palabra vulva resonó la semana pasada en el Congreso Nacional. ¿Cómo sucedió eso? Aquí les cuento brevísimamente con algunos antecedentes.

Las religiones sustentan su poder en mensajes moralizantes y de salvación. En la moralidad, el cuerpo es esencial. Imaginen: dejamos atrás los taparrabos y, por salir a la calle desnuda, una persona puede ser objeto de apresamiento o internamiento, según sea la causa.

La vulva, al igual que el pene, se resguarda; se cubre con dos piezas de vestimenta.

En la década de 1970, las iglesias evangélicas blancas en Estados Unidos decidieron que para tener poder político debían avanzar una agenda moralista que permitiera atar su feligresía a un partido político. Escogieron al Partido Republicano que andaba descabezado por Watergate. Recién se había aprobado el aborto (1973) y crecía el movimiento gay. Por tanto, la cruzada evangélica se concentró en oponerse al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo, y promover la lectura de la Biblia en las escuelas.

En la década de 1980, esas iglesias comenzaron a propagarse por América Latina y otras regiones del mundo, y, a esa cruzada se unió la Iglesia católica.

Advertisement

Terminando el Siglo XX tomó fuerzas el movimiento transgénero y se estableció la sigla LGBT para referirse a “minorías sexuales” (se agregaron otros grupos y letras).

También se postuló una nueva argumentación teórica de que los géneros no son binarios (hombre y mujer) sino diversos, que fluyen en un continuo y no deben ser impuestos.

Ahora, avances en la ciencias médicas y farmacológicas permiten realizar con mayor efectividad cambios de sexo (transexualidad). O sea que, un hombre puede adquirir características femeninas, y una mujer las masculinas a través de cirugía y tratamientos hormonales.

Ante esta situación, surgió entonces la pregunta de si un hombre que adquiere las características femeninas (con o sin cambios genitales) es mujer, y si una mujer que adquiere las masculinas deja de ser mujer, aun tenga vulva. El debate sobre el transgenerismo se hizo más complejo.

Ante estos procesos, la cruzada político-religiosa antiaborto y antigay amplió su repertorio de ataque, pasando a ser también anti transgénero.

Advertisement

Todo presentado como una gran aberración moral impuesta por las élites globalistas y los organismos internacionales (ONU, OEA) en contra de los valores tradicionales de la familia.

La semana pasada, la ultraderecha dominicana lanzó una campaña de difamación contra el embajador dominicano en la OEA y la ministra de la Mujer proclamando a cuatro vientos que estaban promoviendo la agenda abortista y pro-LGBT en la OEA. Eso no ocurrió y hasta el Gobierno lo desmintió.

En medio del espectáculo mediático que montaron para propagar la mentira, una diputada dijo en el Congreso que la vulva es exclusividad de las mujeres.

¿Qué sucede entonces con una persona que por fuera luce hombre y dentro tiene una vulva de nacimiento? ¿O con un hombre de nacimiento que hizo cambios hormonales y de genitales a mujer, y, por ende, tiene vulva?

En vez de agitar atacando y denigrando, admitamos que estamos ante nuevas realidades que requieren respuestas en un marco sosegado de derechos, no de histeria.

Advertisement
Continue Reading
Advertisement