Connect with us

Economía

La UE acuerda un tope al precio del petróleo ruso de 60 dólares por barril

Published

on

Moscú ha advertido de forma reiterada que no suministrará sus hidrocarburos bajo condiciones contrarias a los principios de mercado.

Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativaShutterstock

La Unión Europea ha acordado este viernes un tope al precio del petróleo ruso. Los líderes del bloque han fijado este límite a un nivel de 60 dólares por barril.

La medida establece que los países del G7 prohibirán a sus empresas de seguros y transporte facilitar los envíos de crudo ruso a terceros países si se venden por encima del coste establecido.

La información sobre el alcanzamiento del acuerdo la ha proporcionado Andrzej Sados, embajador de Polonia ante el bloque, así como otros diplomáticos y funcionarios de la UE que hablaron bajo condición de anonimato al no estar autorizados a hablar con los medios sobre el asunto.

Global Times: El tope al precio del crudo ruso solo beneficiará a EE.UU.

Uno de los diplomáticos indicó que el tope se revisará cada dos meses y que el objetivo de ellos es fijar ese tope en un nivel que esté al menos un 5 % por debajo del precio de mercado.

Se espera que la UE haga el anuncio oficial el domingo.

Por su parte, Washington recibió la noticia con beneplácito. "Todavía creemos que un tope de precios ayudará a limitar la capacidad del señor Putin de sacar provecho del mercado petrolero", dijo a los periodistas el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

Advertisement

¿En qué consiste la medida?

El límite de precios prohibiría a las empresas proporcionar servicios y envíos, como seguros, intermediación y asistencia financiera, necesarios para transportar petróleo ruso a cualquier parte del mundo, a menos que el crudo se venda por debajo del umbral acordado.

La medida persigue dos objetivos: mantener el flujo de crudo ruso para evitar picos de precios globales y limitar los ingresos de Rusia. Paralelamente, un grupo de países de la UE, incluidos Polonia y las naciones bálticas, están presionando para que Bruselas establezca un nuevo paquete de sanciones contra Moscú.

El Gobierno ruso ha calificado en reiteradas ocasiones la iniciativa occidental como una "medida antimercado" que "puede complicar considerablemente la situación en los mercados energéticos mundiales", y advirtió que "no planea suministrar" petróleo a los países y compañías que se unan a la limitación de su precio.

Continue Reading
Advertisement