Connect with us

Economía

La inflación interanual de Estados Unidos cayó menos de lo esperado: fue del 8,3 por ciento

Published

on

En agosto bajó dos décimas con respecto a julio, pero el índice no elimina los temores por una nueva alza en las tasas de interés. Los futuros de Wall Street se desplomaron tras conocerse el dato

Una persona compra en un supermercado en Manhattan, Nueva York, EEUU (REUTERS/Andrew Kelly/Archivo)Una persona compra en un supermercado en Manhattan, Nueva York, EEUU (REUTERS/Andrew Kelly/Archivo)

La inflación de Estados Unidos volvió a bajar en agosto, por segundo mes consecutivo, y situó su tasa interanual en el 8,3%, dos décimas menos que en julio, según los datos publicados este martes por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). Sin embargo, los precios al consumidor subieron inesperadamente en agosto, ya que el descenso de los precios de la gasolina se vio compensado por el aumento de los costos de los alquileres y los alimentos, lo que da pie a la Reserva Federal a realizar otra fuerte subida de las tasas de interés el próximo miércoles.

Con respecto al mes anterior, los precios de consumo subieron una décima, después de haberse mantenido estables en julio.

Rápidamente, los mercados reaccionaron al informe con bruscas caídas, tanto en las bolsas de Europa como en el premarket estadounidense antes de la apertura.

Advertisement

La fuerte bajada de los precios de la gasolina y el abaratamiento de los coches usados frenaron la inflación por segundo mes consecutivo, aunque muchos otros artículos subieron de precio, lo que indica que la inflación sigue siendo una pesada carga para los hogares estadounidenses.

Aunque siguen siendo números dolorosamente altos, esta cifra es inferior al 8,5% de julio y al 9,1% de junio, el nivel más alto en cuatro décadas. En términos mensuales, los precios subieron un 0,1%, tras una lectura plana en julio.

Excluyendo las volátiles categorías de alimentos y energía, los llamados precios básicos subieron un 0,6% de julio a agosto, más de lo que muchos economistas esperaban y una señal de la persistencia de la inflación.

(Reuters)(Reuters)

La inflación sigue siendo mucho más alta de lo que muchos estadounidenses han experimentado nunca y mantiene la presión sobre la Reserva Federal, el organismo encargado de mantener los precios estables. Se espera que la Fed anuncie la semana que viene otra gran subida de su tipo de interés de referencia, lo que supondrá un aumento de los costes de muchos préstamos a consumidores y empresas.

La inflación general se está desacelerando a medida que los precios de los bienes retroceden después de haber subido a principios de este año, en medio de una relajación de los cuellos de botella en las cadenas de suministro mundiales y un cambio en el gasto hacia los servicios.

Advertisement

La inflación ha disparado las facturas de los alimentos, los alquileres y los costes de los servicios públicos de las familias, entre otros gastos, infligiendo dificultades a muchos hogares y profundizando el pesimismo sobre la economía a pesar del fuerte crecimiento del empleo y el bajo desempleo.

Incluso si la inflación alcanza su punto máximo, los economistas prevén que podría tardar dos años o más en volver a acercarse al objetivo anual del 2% de la Reserva Federal. Es probable que el coste de los pisos de alquiler y de otros servicios, como la sanidad, siga subiendo en los próximos meses.

Los republicanos han tratado de hacer de la inflación un tema central en las elecciones legislativas de mitad de mandato. Culpan al paquete de estímulo del presidente Joe Biden, de 1,9 billones de dólares, aprobado el año pasado, de gran parte del aumento. Muchos economistas están de acuerdo en general, aunque también afirman que las cadenas de suministro atascadas, la invasión rusa de Ucrania y la escasez generalizada de artículos como los semiconductores han sido factores clave en el aumento de la inflación.

(Con información de Reuters, EFE, AP)

Advertisement
Continue Reading
Advertisement