Connect with us

Economía

La economía china sigue en problemas: cayeron las exportaciones en octubre, el primer descenso desde 2020

Published

on

La industria del gigante asiático no pudo aprovechar el prolongado debilitamiento del yuan y la temporada clave de compras de fin de año, lo que pone de manifiesto las crecientes tensiones para los consumidores y las empresas de todo el mundo. El descenso excedió las expectativas de los analistas

Una trabajadora en una fábrica de Xunxi, afiliada al gigante Alibaba, en Hangzhou (Reuters/archivo)Una trabajadora en una fábrica de Xunxi, afiliada al gigante Alibaba, en Hangzhou (Reuters/archivo)

Las exportaciones de China se contrajeron en octubre por primera vez desde mediados de 2020, informaron el lunes las autoridades aduaneras, en un contexto de desaceleración interna y de amenaza de recesión mundial, que hicieron mella en la demanda y oscurecieron aún más las perspectivas de una economía en dificultades, así como las restricciones del régimen por el COVID.

Estos datos desoladores ponen de manifiesto el reto al que se enfrentan los responsables de política monetaria de China, que siguen adelante con las medidas de prevención de la pandemia e intentan capear la creciente inflación, las subidas globales de los tipos de interés y la recesión a nivel mundial.

Los envíos al exterior en octubre se redujeron un 0,3% con respecto al año anterior, lo que supone un brusco cambio con respecto al aumento del 5,7% en septiembre, según mostraron los datos oficiales el lunes, y muy por debajo de las expectativas de los analistas de un aumento del 4,3%. Fue el peor dato desde mayo de 2020.

Los datos sugieren que la demanda sigue siendo frágil en general, y los analistas advierten de una mayor incertidumbre para los exportadores en los próximos trimestres, lo que aumenta la presión sobre el sector manufacturero del país y la segunda economía más grande del mundo que lidia con las persistentes restricciones por COVID-19 y la prolongada debilidad inmobiliaria.

Advertisement

Los exportadores chinos ni siquiera fueron capaces de aprovechar el prolongado debilitamiento del yuan desde abril y la temporada clave de compras de fin de año, lo que pone de manifiesto las crecientes tensiones para los consumidores y las empresas de todo el mundo.

Container de China Shipping es descargado en Hamburgo (Reuters)Container de China Shipping es descargado en Hamburgo (Reuters)

El yuan bajó el lunes desde los máximos de más de una semana alcanzados frente al dólar en la sesión anterior, ya que los débiles datos comerciales y la promesa de Pekín de continuar con su estricta política de ‘cero COVID’ perjudicaron el sentimiento.

“El débil crecimiento de las exportaciones refleja probablemente tanto la escasa demanda externa como las interrupciones de la oferta debidas a los brotes de COVID”, dijo Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management, citando como ejemplo las perturbaciones por COVID en una fábrica de Foxconn, uno de los principales proveedores de Apple.

Apple dijo que espera que los envíos de los modelos de gama alta del iPhone 14 sean menores de lo previsto tras un corte de producción clave en la planta de Zhengzhou, afectada por el virus.

“De cara al futuro, creemos que las exportaciones seguirán cayendo en los próximos trimestres… Creemos que el agresivo endurecimiento financiero y el estancamiento de los ingresos reales debido a la elevada inflación empujarán a la economía mundial a una recesión el año que viene”, dijo Zichun Huang, economista de Capital Economics.

Advertisement

El crecimiento de las exportaciones de automóviles en términos de volumen también se desaceleró bruscamente, hasta el 60% interanual desde el 106% de septiembre, según cálculos de Reuters basados en datos aduaneros, lo que refleja una transición de la demanda de bienes a la de servicios en las principales economías.

Puerto de Shenzhen, en Guangdong (Reuters)Puerto de Shenzhen, en Guangdong (Reuters)

LOS PROBLEMAS INTERNOS FRENAN EL CRECIMIENTO

Tras casi tres años de pandemia, China se ha ceñido a una estricta política de contención del COVID-19 que se ha cobrado un alto precio económico y ha provocado una frustración y un cansancio generalizados.

Las débiles cifras de fábrica y comercio de octubre sugieren que la economía está luchando por salir adelante en el último trimestre de 2022, después de haber informado de un repunte más rápido de lo previsto en el tercer trimestre.

La guerra de Ucrania, que provocó un repunte de la ya elevada inflación mundial, se ha sumado a las tensiones geopolíticas y ha frenado aún más la actividad empresarial.

Los dirigentes chinos se comprometieron la semana pasada a dar prioridad al crecimiento económico y a seguir adelante con las reformas, aliviando así los temores de que los confinamientos continuous continuaran sin una entrategia de salida clara a la vista mientras el presidente Xi Jinping iniciaba un nuevo mandato de liderazgo.

Advertisement

La escasa demanda interna, lastrada en parte por las nuevas restricciones y confinamientos por COVID en octubre, perjudicó a los importadores.

Los envíos entrantes disminuyeron un 0,7% desde un aumento del 0,3% en septiembre, por debajo de un aumento previsto del 0,1%, marcando el resultado más débil desde agosto de 2020.

El duro impacto en la demanda de las estrictas medidas contra la pandemia y el desplome inmobiliario también se puso de manifiesto en una amplia gama de importaciones chinas; las compras de soja descendieron a mínimos de ocho años el mes pasado, mientras que las importaciones de cobre y carbón también cayeron.

Además de la ralentización mundial, el frágil consumo interno ejercerá más presión sobre la economía china durante un tiempo, según los analistas.

“La insuficiencia de la demanda interna es el principal obstáculo para la recuperación a corto plazo y la trayectoria de crecimiento a largo plazo de China”, afirmó Bruce Pang, economista jefe de Jones Lang Lasalle.

Advertisement

(Con información de Reuters/Por Ellen Zhang y Ryan Woo)

Continue Reading
Advertisement