Connect with us

Mundiales

La Corte Suprema de EE.UU. aplaza el fin del Título 42 que permite la deportación rápida de indocumentados

Published

on

Desde la Casa Blanca instan al Congreso a aprobar la financiación adicional para la gestión fronteriza y aseguran que tras la derogación de la medida la frontera no estará abierta.

El presidente de la Corte Suprema de EE.UU., John Roberts, ha decidido bloquear temporalmente una orden que levantaría el Título 42, una normativa que permite expulsar a los indocumentados bajo pretextos sanitarios por la propagación del covid-19.

Roberts determinó aplazar la derogación de la medida hasta nueva orden y pidió al Gobierno federal que responda a más tardar la tarde del martes, unas horas antes de que este miércoles expiren las restricciones del Título 42, que permite a los agentes fronterizos expulsar migrantes de forma rápida.

Antes de emitirse la orden de la Corte Suprema, 19 estados solicitaron la postergación de emergencia para mantener en vigor el Título 42, introducido en marzo de 2020 durante la Administración de Donald Trump.

Desde el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) aseguraron que la orden de salud pública "seguirá en vigor en este momento y que las personas que intenten entrar ilegalmente en EE.UU. seguirán siendo expulsadas a México". Paralelamente, acentuaron que continuarán esforzándose para gestionar la frontera "de forma segura, ordenada y humana" una vez que el Título 42 sea levantado.

Advertisement
Declaran el estado de emergencia en una ciudad fronteriza de EE.UU. por la afluencia de migrantes desde México

"Instamos al Congreso a usar este tiempo para proporcionar los fondos que hemos solicitado para la seguridad fronteriza y la gestión y avanzar con las medidas integrales de migración que el presidente [Joe] Biden propuso en su primer día en el cargo", reza el comunicado oficial.

La frontera "no está abierta"

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre dijo en rueda de prensa que la derogación "en un día o dos" del Título 42 "no significa que la frontera esté abierta". En este sentido, aclaró que, tras completarse el levantamiento, EE.UU. se guiará por el Título 8, que es una medida regular que permite la solicitud de asilo. "Sería erróneo pensar que la frontera está abierta. No está abierta. Y quiero ser muy muy clara sobre esto", reiteró la vocera.

Además, Jean-Pierre señaló que han pedido al Congreso que apruebe la asignación de los fondos adicionales para aliviar la situación en la frontera sureña de la nación, al tiempo que se dirigió a los republicanos que deben apoyar la financiación "en vez de hacer estratagemas políticas como han hecho en varios meses".

Migrantes revelan los secuestros masivos que sufrieron en el norte de México en su camino a EE.UU.

Temiendo que la situación en la frontera pueda volverse incontrolable, los estados conservadores argumentan que el levantamiento del Título 42 provocaría una oleada de migrantes en sus estados y afectaría los servicios de orden y de salud pública, recoge Fox News.

Entre quienes celebraron la decisión del órgano judicial constitucional figura el gobernador del estado de Texas, Greg Abbott. "Esto ayuda a prevenir la inmigración ilegal", tuiteó. Mientras, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, que esta misma jornada presentó una solicitud para frenar la derogación de la norma en cuestión, se comprometió a seguir adelante en esta misma línea.

  • El Título 42, que forma parte de la legislación estadounidense en materia de derechos civiles, salud pública y bienestar social, otorga al Gobierno federal la facultad de adoptar medidas de emergencia para evitar la propagación de males transmisibles por el país. Antes de ser invocada por Trump, solo fue usada en 1929 para evitar la entrada de barcos procedentes de China y de Filipinas en los puertos estadounidenses debido a un brote de meningitis, reseña NBC News.
  • El exmandatario republicano recurrió a la normativa con el objetivo declarado de evitar la propagación del covid-19, pero también la usó para expulsar a los migrantes más rápidamente y no tener que considerar sus solicitudes de asilo. Mientras, la Administración Biden ha seguido con la misma política, con la que ya han sido expulsados más de 2 millones de personas.