Connect with us

Economía

En medio de la invasión, algo increíble ocurre en Ucrania: su economía parece volver a crecer

Published

on

El éxito del campo de batalla parece engendrar el éxito económico

Por: The Economist

Una cosechadora en en un campo de trigo cerca del pueblo de Zghurivka en la región de Kyiv, el pasado 9 de agosto de 2022, en una foto de archivo (Reuters)Una cosechadora en en un campo de trigo cerca del pueblo de Zghurivka en la región de Kyiv, el pasado 9 de agosto de 2022, en una foto de archivo (Reuters)

Cuando los puertos de Odessa se cerraron por amenazas navales al comienzo de la guerra, los agricultores no pudieron enviar sus productos. “Recibíamos llamadas de Milán, llorando, diciendo que no tenían ingredientes para su pasta”, recuerda Alla Stoianova, una funcionaria local. Como los puertos de la región son la principal ruta de exportación de Ucrania -el segundo exportador mundial de cereales y el tercero de aceites vegetales-, los precios mundiales de los alimentos se dispararon.

Sin embargo, el bloqueo fue más doloroso para los ucranianos. La invasión rusa ha supuesto un duro golpe para la economía del país. Las batallas se libran en un terreno que el año pasado producía una quinta parte del PIB. Según la Escuela de Economía de Kiev, los bombardeos han causado daños a las empresas por valor de 10.000 millones de dólares. Los trabajadores se han unido a la lucha o han huido para ponerse a salvo. De los 6,2 millones de desplazados internos, un tercio está en paro. El FMI calcula que el PIB se reducirá un 35% este año.

A pesar de ello, la economía del país se ha adaptado a la guerra de forma lenta y lúgubre, y parece que vuelve a crecer. Por ejemplo, los puertos de Odessa. Funcionan a una capacidad inferior a la normal, pero ya están operando. Un trabajador dice que le llaman para dos o tres turnos a la semana. Desde los paseos del majestuoso parque de Odessa se pueden ver cargueros flotando entre altísimas grúas amarillas.

Advertisement

Un acuerdo sobre cereales negociado en julio bajo los auspicios de la ONU permite a Ucrania exportar productos agrícolas; desde entonces, han salido al menos 7,8 millones de toneladas de grano. El país espera una cosecha de entre 65 y 70 millones de toneladas este año, un tercio menos que antes de la guerra, pero un total saludable dadas las circunstancias. La cosecha debería ser lo suficientemente rentable como para permitir la siembra para la nueva temporada. Como los alimentos pueden salir por barco, la capacidad ferroviaria se libera para la exportación de metales.

El éxito de Ucrania en el campo de batalla también ha marcado la diferencia. En agosto entraron en Ucrania tantas personas procedentes de la UE como en sentido contrario. La proporción de empresas que trabajan a más de la mitad de su capacidad llegó a cerca del 80% en septiembre, frente al 58% de mayo. Esto refleja tanto la creciente seguridad como el apoyo oficial. Un programa gubernamental ha ayudado a 745 empresas a trasladarse a zonas más seguras del país.

Por otra parte, una política acertada ha ayudado al país a evitar una crisis financiera. Cuando comenzó la guerra, el déficit presupuestario del gobierno se disparó hasta los 5.000 millones de dólares mensuales (frente a los 600 millones de dólares previstos antes de la guerra). A pesar de los esfuerzos del banco central, en julio no tuvo más remedio que devaluar la moneda. Según Olha Pindyuk, del Instituto de Estudios Económicos Internacionales de Viena, es probable que se produzca una nueva devaluación, dada la diferencia entre el tipo de cambio en efectivo y el oficial.

Sin embargo, estos problemas han demostrado ser navegables. Los bancos entraron en la guerra bien capitalizados, gracias a la consolidación y a la limpieza tras la apropiación de tierras por parte de Rusia en 2014. Las habilidades digitales perfeccionadas en la pandemia del Covid-19 han mantenido sus puertas abiertas. La independencia del Banco Central, establecida en las reformas posteriores a 2014, ha ayudado a evitar el pánico. “Nada de esto habría sido posible hace ocho años”, argumenta Natalie Jaresko, ministra de Finanzas en 2014-16.

Los donantes internacionales han intervenido con el dinero que tanto se necesita. Al principio, las ofertas eran lo justo para mantener al gobierno a flote. Pero a medida que la guerra se prolonga, se hace más evidente la necesidad de mayores compromisos. Estados Unidos ha enviado 8.500 millones de dólares y pronto añadirá otros 4.500 millonesLa UE y sus Estados miembros han prometido una cantidad similar, pero no han aportado nada. En septiembre, tras muchas idas y venidas, acordaron enviar 5.000 millones de euros en préstamos. Tal vez no resulte sorprendente que la paciencia de Washington con Europa se esté agotando.

Advertisement

También la de Kiev. El gobierno calcula que el próximo año tendrá un déficit presupuestario de 38.000 millones de dólares, equivalente al 19% del PIB de antes de la guerra. Ucrania también necesita unos 17.000 millones de dólares para reconstruir infraestructuras críticas y viviendas para los retornados. El dinero a tiempo es más importante que su forma. “Pero, por supuesto, importa mucho si se trata de préstamos o subvenciones a la hora de considerar el eventual retorno de Ucrania a los mercados”, señala Kostiantyn Kucherenko, de Dragon Capital, una empresa de inversiones de Kiev.

El gobierno de Biden planea enviar 1.500 millones de dólares al mes en subvenciones el próximo año, y espera que la UE haga lo mismo. La Comisión de la UE está trabajando en una propuesta, pero su presupuesto ya está asignado. Se espera que el regateo entre los Estados miembros continúe durante algún tiempo.

Las necesidades exactas de Ucrania dependerán en parte del destino del acuerdo sobre los cereales. El acuerdo expira el 19 de noviembre. El Kremlin se queja de que sus exportaciones de fertilizantes se ven obstaculizadas por las sanciones occidentales, y quiere que Ucrania reabra un oleoducto de amoníaco desde Rusia hasta el puerto de Yuzhne, situado a 20 km al noreste de Odessa. Los funcionarios locales temen que estas exigencias sean un pretexto para cancelar el acuerdo.

El gobierno ucraniano también tiene un papel que desempeñar. Según un informe reciente del Centro de Investigación de Política Económica (CEPR), una red académica, su gasto debe estar mejor orientado. Algunas medidas, como la limitación de los precios del gas y la calefacción urbana, introducida en julio, son un despilfarro. La ayuda a los desplazados adopta la forma de una renta básica, que se destina a todos, independientemente de las necesidades.

El informe del CEPR aconseja seguir el ejemplo de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Durante el conflicto, el número de hogares estadounidenses que pagaban el impuesto sobre la renta se multiplicó por diez, y la recaudación de impuestos federales se duplicó con creces. El sistema de impuestos fijos de Ucrania, diseñado para hacer del país un lugar atractivo para invertir en tiempos normales, no es adecuado para apoyar una economía de guerra. La economía del país está creciendo, pero sus perspectivas siguen siendo inciertas. Será necesario un apoyo adicional. Si los ministros ucranianos tomaran algunas decisiones más duras, los tacaños europeos tendrían una excusa menos para no pagar.

Advertisement

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Continue Reading
Advertisement