Connect with us

Mundiales

En caso de derogarse ley en Estados Unidos: Canadá se ofreció a realizar aborto a estadounidenses

Published

on

El Gobierno canadiense aseguró que las mujeres estadounidenses que no puedan interrumpir sus embarazos tendrán acceso a esta intervención en su territorio, declaración que se dio en pleno debate sobre la potencial anulación de la sentencia de 1973 que autorizó el aborto en Estados Unidos.

La ministra de Familias canadiense, Karina Gould, reveló la disposición de su país a prestar asistencia a todas aquellas mujeres que lo necesiten. “Sí, no veo por qué no”, respondió durante una entrevista a la televisión pública CBC.

“Si vienen aquí y necesitan acceso, es un servicio que les proveeríamos”, añadió Gould, después de que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también defendiera “el derecho a elegir” de las mujeres.

El debate sobre este tema deriva de la publicación de un borrador sobre el posicionamiento del Tribunal Supremo, que debate la posible anulación de la sentencia ‘Roe vs. Wade’. Si este borrador se hace firme, el acceso al aborto quedaría restringido en Estados Unidos, a merced de medidas estatales.

El presidente estadounidense, Joe Biden, figura entre las voces críticas con esta posible anulación y ha abogado por consagrar el derecho al aborto con una ley aprobada en el Congreso, algo que parece imposible con la actual composición parlamentaria.

Advertisement

Si el Tribunal Supremo de Estados Unidos borra de un plumazo el derecho de las mujeres a abortar, juristas y militantes temen que el matrimonio entre personas del mismo sexo, legal en todo el país desde 2015, sea el próximo objetivo de los conservadores.

El presidente Biden también advirtió que “todas las decisiones sobre la vida privada” de los estadounidenses y “y una serie de otros derechos” están en juego. Entre ellos, el matrimonio de personas del mismo sexo.

En Nueva York, la metrópolis con alma de izquierda y bastión histórico de los movimientos de apoyo a las minorías y personas LGBTQ, miles de manifestantes salieron la noche del martes a dejar oír su “rabia” en Manhattan.

Los manifestantes aseguraron que no se sienten representados ni por los juristas de la Corte ni por los políticos, por lo que advirtieron que la arremetida conservadora no parará con el aborto.

“¿Cuál es el siguiente? ¿Cuál es el siguiente? ¿Cuál es el siguiente?”, dijo ofuscada la fiscal general del Estado de Nueva York, Letitia James, demócrata, feminista y afroestadounidense.

Advertisement

Para la magistrada, los derechos fundamentales constitucionales estadounidenses permiten a cualquiera “casarse con quien quiera” y a los “miembros de la comunidad LGBT tener derechos”.

El matrimonio de parejas del mismo sexo, un asunto sumamente sensible en Estados Unidos, está reconocido a nivel federal desde el fallo del Tribunal Supremo de junio de 2015. Por tanto, se impone a los 50 estados federados; incluidos aquellos, en particular en el centro y sur del país, que lo prohibían en sus constituciones.

Si el Tribunal Supremo, de mayoría conservadora (con seis, de los nueve jueces que lo integran), dinamita el derecho al aborto, juristas en Nueva York temen que la alta jurisdicción también lo haga con otros derechos individuales.

Expertos, por ahora, se basan en el borrador que redactó Samuel Alito, juez conservador del Tribunal. El documento fue revelado el pasado lunes 2 de mayo por el diario digital Político.

*Con información de Europa Press y AFP.

Advertisement
Continue Reading
Advertisement