Connect with us

Política

Elecciones en Israel: votaron Yair Lapid y Benjamín Netanyahu e hicieron fuertes declaraciones

Published

on

El primer ministro en funciones llamó a los ciudadanos a elegir “sabiamente” pensando en el futuro de sus hijos, mientras que el premier que busca regresar al poder instó a inclinarse por un “gobierno que no esté apoyado por terroristas”

El primer ministro israelí, Yair Lapid, deposita su voto en un colegio electoral en la ciudad costera israelí de Tel Aviv, en las quintas elecciones del país en cuatro años, el 1 de noviembre de 2022. Foto de JACK GUEZ/Pool vía REUTERSEl primer ministro israelí, Yair Lapid, deposita su voto en un colegio electoral en la ciudad costera israelí de Tel Aviv, en las quintas elecciones del país en cuatro años, el 1 de noviembre de 2022. Foto de JACK GUEZ/Pool vía REUTERS

Los dos principales candidatos a jefe de Gobierno en las elecciones legislativas de IsraelYair Lapid y Benjamín Netanyahu, ya emitieron sus votos y aguardan expectantes los resultados de los comicios.

Lapid, actual primer ministro en funciones, registró su voto a las 8.00 hora local (6.00 GMT) en Tel Aviv, donde pidió a los israelíes que voten “sabiamente”, pensando “en el futuro de nuestros hijos”, en los quintos comicios que convoca el país en menos de cuatro años.

“Buenos días, voten sabiamente. Voten por el Estado de Israel, por el futuro de nuestros hijos y por nuestro futuro en general”, dijo Lapid a los medios antes de emitir su voto junto a su esposa Lihi Lapid, en la escuela Ramat Aviv Gimel de Tel Aviv, cerca de su residencia familiar.

Lapid, por el partido Yesh Atid, es uno de los principales contendientes con opciones de gobernar el país, frente al ex primer ministro Benjamín Netanyahu, líder de Likud que parte como favorito, pero ninguno de los dos tiene fácil aunar una coalición en mayoría que pueda formar gobierno.

Advertisement

El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu junto a su esposa Sara mientras emiten su voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Jerusalén el 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Ammar AwadEl ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu junto a su esposa Sara mientras emiten su voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Jerusalén el 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Ammar Awad

Por su parte, Netanyahu depositó su voto junto a su esposa en Jerusalén y llamó a los israelíes a votar por un “gobierno que no esté apoyado por terroristas” mientras aspira a recuperar el cargo que ya ocupó durante 15 años.

El líder opositor se refería a la coalición que logró conformar en junio del año pasado Lapid, para un “Gobierno del cambio” -tras doce años consecutivos de Netanyahu en el poder- que estuvo apoyada por partidos de derecha, centro, izquierda e incluso una formación árabe islamista, Raam.

Aunque no hay lazos directos entre ellos, Netanyahu intentó con esas declaraciones vincular a Raam, un partido islamista moderado nacido en 1996 en el sur de Israel, ideológicamente próximo al movimiento de los Hermanos Musulmanes, con Hamás, movimiento islamista que gobierna de facto la Franja de Gaza, considerado terrorista por Israel, EEUU y la Unión Europea, y también emparentando con los Hermanos Musulmanes.

“Estoy un poco preocupado, pero con la ayuda de las personas que nos escuchan, espero que terminemos el día con una victoria. Espero que no renuncies a tus derechos democráticos”, afirmó Netanyahu.

Una niña ayuda a su madre a emitir su voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Jerusalén el 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Ronen ZvulunUna niña ayuda a su madre a emitir su voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Jerusalén el 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Ronen Zvulun

A primera hora de la mañana, antes incluso de la apertura de los colegios electorales a las 7.00 hora local (5.00 GMT), el actual primer ministro visitó la tumba de su padre Tommy Lapid, un conocido periodista, dramaturgo y ministro israelí, nacido en Serbia pero enviado al guetto de Budapest por los nazis, que mataron a su padre en el campo de concentración de Mauthausen.

Advertisement

También depositó su voto temprano en Jerusalén el presidente Isaac Herzog, quien tiene la tarea de encargar al candidato más votado la formación de un gobierno, supervisar el proceso y controlar los tiempos electorales que manda la ley.

El presidente, que votó junto a su esposa, la primera dama Michal Herzog, animó a los 6,78 millones de israelíes convocados a las urnas -entre una población de 9,3 millones- a “ejercer su derecho democrático e ir a votar”, porque “votar hace la diferencia”.

Un judío ultraortodoxo israelí sostiene un sobre con su papeleta de voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Jerusalén el 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Ronen ZvulunUn judío ultraortodoxo israelí sostiene un sobre con su papeleta de voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Jerusalén el 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Ronen Zvulun

Israel es una verdadera democracia. Millones de votantes saldrán hoy a votar y decidir sobre el futuro y la dirección de nuestra nación. Esta es una democracia próspera con una multitud de voces. Siempre debemos respetar este enorme derecho que tenemos, ya que hay tantas naciones y miles de millones de seres humanos que lamentablemente no disfrutan de este derecho”, resaltó el presidente sobre la polarización que domina Israel.

La pugna electoral está marcada de nuevo en esa cita por la división del arco político entre el bando pro-Netanyahu y anti-Netanyahu, sin mayorías claras para ninguno, pero el auge de la extrema derecha, la participación de los árabes o la pérdida de apoyos de la izquierda pueden hacer decantar la balanza a uno u otro lado.

“Con tu papeleta electoral, puedes colocar a Netanyahu con un gobierno completo de derecha”, declaró el extremista Itamar Ben Gvir, número dos pero figura más popular dentro del Sionismo Religioso, partido abiertamente racista, antiárabe y homófobo que aspira a ser la tercera fuerza más votada, y previsiblemente el principal aliado de Netanyahu para regresar al poder.

Advertisement

El comisario de policía israelí Yaakov Shabtai emite su voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Tel Aviv, Israel 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Corinna KernEl comisario de policía israelí Yaakov Shabtai emite su voto el día de las elecciones generales de Israel en un colegio electoral en Tel Aviv, Israel 1 de noviembre de 2022. REUTERS/Corinna Kern

“Estas son las primeras elecciones en la historia del país en las que se decide entre democracia y el kahanismo”, declaró al votar Zehava Galon, líder del izquierdista y pacifista Meretz, sobre el auge de figuras como Ben Gvir, seguidor del difunto rabino radical Meir Kahane, cuyo movimiento Kaj es considerado terrorista en Israel y EEUU.

A las 10.00 hora local (8.00 GMT), poco antes de que Netanyahu votara y tres horas después de la apertura de los colegios electorales, la participación se ubicaba en el 15,9%, por encima del 14,8 % a esa hora en las pasadas elecciones de 2021 y el porcentaje más alto desde 1981.

En total, habían votado 1,76 millones de israelíes de los 6,78 millones llamados a las urnas en los quintos comicios en el país desde 2019.

(Con información de EFE)

Advertisement
Continue Reading
Advertisement