Connect with us

Mundiales

El Pentágono inició una investigación por operaciones psicológicas clandestinas a través de Facebook y Twitter

Published

on

Las quejas sobre las maniobras de influencia del ejército estadounidense han suscitado preocupación en la Casa Blanca y en las agencias federales

Por: Ellen Nakashima

FOTO DE ARCHIVO: Vista aérea del Pentágono en Washington, Estados Unidos, el 3 de marzo pasado, más de una semana después de que Rusia invadiera Ucrania (Reuters)FOTO DE ARCHIVO: Vista aérea del Pentágono en Washington, Estados Unidos, el 3 de marzo pasado, más de una semana después de que Rusia invadiera Ucrania (Reuters)

El Pentágono ha ordenado una amplia auditoría sobre la forma en que lleva a cabo la guerra de información clandestina después de que las principales empresas de redes sociales identificaran y retiraran de la red cuentas falsas que se sospechaba que eran gestionadas por el ejército estadounidense, violando las normas de las plataformas.

Colin Kahl, subsecretario de Defensa para la política, dio la semana pasada instrucciones a los mandos militares que participan en operaciones psicológicas en línea para que presenten una contabilidad completa de sus actividades antes del mes que viene, después de que la Casa Blanca y algunas agencias federales expresaran su creciente preocupación por el intento de manipulación del Departamento de Defensa de las audiencias en el extranjero, según varios funcionarios de defensa y de la administración familiarizados con el asunto.

Los investigadores de Internet Graphika y el Observatorio de Internet de Stanford revelaron el mes pasado que Twitter Facebook habían retirado en los últimos años más de 150 personajes y sitios de medios de comunicación falsos creados en Estados Unidos. Aunque los investigadores no atribuyeron las cuentas falsas al ejército norteamericano, dos funcionarios familiarizados con el asunto dijeron que el Mando Central de Estados Unidos está entre aquellos cuyas actividades están siendo examinadas. Al igual que otras personas entrevistadas para este informe, hablaron bajo la condición de mantener el anonimato para hablar de operaciones militares delicadas.

Advertisement

Los investigadores no especificaron cuándo se produjeron los retiros, pero las personas familiarizadas con el asunto dijeron que se produjeron en los últimos dos o tres años. Algunos eran recientes, dijeron, y se referían a publicaciones del verano que avanzaban narrativas antirrusas citando la guerra “imperialista” del Kremlin en Ucrania y advirtiendo del impacto directo del conflicto en los países de Asia Central. Resulta significativo que los personajes ficticios -que emplean tácticas utilizadas por países como Rusia China– no ganaron mucha tracción, y que las cuentas abiertas atrajeron más seguidores.

El Centcom, con sede en Tampa, es responsable de las operaciones militares en 21 países de Oriente MedioÁfrica del Norte y Asia Central y del Sur. Un portavoz declinó hacer comentarios.

El general de brigada de la Fuerza Aérea Patrick Ryder, secretario de prensa del Pentágono, dijo en un comunicado que las operaciones de información del ejército “apoyan nuestras prioridades de seguridad nacional” y deben llevarse a cabo de acuerdo con las leyes y políticas pertinentes. “Estamos comprometidos a hacer cumplir esas salvaguardias”, dijo.

Según el informe de los investigadores, las cuentas eliminadas incluían un sitio de medios de comunicación en lengua persa inventado que compartía contenidos reenviados de la Voz de América Farsi Radio Europa Libre, financiadas por Estados Unidos. Otra, según el informe, estaba vinculada a una cuenta de Twitter que en el pasado había afirmado operar en nombre del Centcom.

Una cuenta falsa publicó un tuit incendiario en el que se afirmaba que los familiares de los refugiados afganos fallecidos habían denunciado la devolución de cadáveres desde Irán con órganos desaparecidos, según el informe. El tuit enlazaba a un vídeo que formaba parte de un artículo publicado en un sitio web afiliado al ejército estadounidense.

Advertisement

Centcom no ha comentado si estas cuentas fueron creadas por su personal o por contratistas. Si se demuestra que el tuit de extracción de órganos es de Centcom, dijo un funcionario de defensa, sería “absolutamente una violación de la doctrina y las prácticas de entrenamiento”.

Facebook eliminó cuentas fake durante 2020 que estaban dirigidas a reproducir información falsa (Reuters)Facebook eliminó cuentas fake durante 2020 que estaban dirigidas a reproducir información falsa (Reuters)

Independientemente del informe, The Washington Post ha sabido que en 2020 Facebook desactivó personajes ficticios creados por el Centcom para contrarrestar la desinformación difundida por China que sugería que el coronavirus responsable del Covid-19 había sido creado en un laboratorio del Ejército estadounidense en Fort DetrickMaryland, según funcionarios familiarizados con el asunto. Los pseudoperfiles -activos en grupos de Facebook que conversaban en árabe, farsi y urdu, dijeron los funcionarios- se utilizaron para amplificar la información veraz de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos sobre el origen del virus en China.

El uso por parte del gobierno de EE.UU. de cuentas falsas en las redes sociales, aunque está autorizado por la ley y la política, ha suscitado controversia dentro del gobierno de Joe Biden, y la Casa Blanca ha presionado al Pentágono para que aclare y justifique sus políticas. A la Casa Blanca, a organismos como el Departamento de Estado e incluso a algunos funcionarios del Departamento de Defensa les preocupa que las políticas sean demasiado amplias, permitiendo un margen de maniobra para tácticas que, incluso si se utilizan para difundir información veraz, corren el riesgo de erosionar la credibilidad de Estados Unidos, según dijeron varios funcionarios estadounidenses.

Nuestros adversarios están operando absolutamente en el dominio de la información”, dijo un segundo alto funcionario de defensa. “Hay algunos que piensan que no deberíamos hacer nada clandestino en ese espacio. Ceder todo un dominio a un adversario no sería prudente. Pero necesitamos una política más sólida de vigilancia”.

Una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, que forma parte de la Casa Blanca, declinó hacer comentarios.

Advertisement

Kahl desveló su revisión en una reunión virtual convocada por el Consejo de Seguridad Nacional el martes, diciendo que quiere saber qué tipos de operaciones se han llevado a cabo, a quién van dirigidas, qué herramientas se están utilizando y por qué los mandos militares han elegido esas tácticas, y cuán efectivas han sido, dijeron varios funcionarios.

El mensaje fue esencialmente: “Tienen que justificarme por qué están haciendo este tipo de cosas”, dijo el primer funcionario de defensa.

La política y la doctrina del Pentágono desaconsejan a los militares la difusión de falsedades, pero no existen normas específicas que obliguen a utilizar información veraz en las operaciones psicológicas. Por ejemplo, los militares a veces emplean la ficción y la sátira con fines de persuasión, pero en general se supone que los mensajes se ciñen a los hechos, dijeron los funcionarios.

En 2020, funcionarios de Facebook Twitter se pusieron en contacto con el Pentágono para plantear su preocupación por las cuentas falsas que estaban teniendo que eliminar, al sospechar que estaban asociadas a los militares. Ese verano, David Agranovich, director de Facebook para la interrupción de la amenaza global, habló con Christopher C. Miller, entonces director adjunto de Operaciones Especiales/Conflicto de Baja Intensidad, que supervisa la política de operaciones de influencia, advirtiéndole que si Facebook podía descubrirlas, también podrían hacerlo los adversarios de Estados Unidos, dijeron varias personas familiarizadas con la conversación.

Su punto”, dijo una persona, “era ‘Chicos, os han pillado. Eso es un problema’”.

Advertisement

Antes de que Miller pudiera tomar medidas, fue designado para dirigir otra agencia: el Centro Nacional Antiterrorista. Luego ocurrieron las elecciones de noviembre y el tiempo se agotó para que la administración Trump abordara el asunto, aunque Miller pasó las últimas semanas de la presidencia de Donald Trump como secretario de Defensa en funciones.

Con el ascenso de Rusia China como competidores estratégicos, los mandos militares han querido contraatacar, incluso en línea. Y el Congreso lo ha apoyado. Frustrado por los obstáculos legales percibidos a la capacidad del Departamento de Defensa para llevar a cabo actividades clandestinas en el ciberespacio, el Congreso aprobó a finales de 2019 una ley que afirmaba que los militares podían llevar a cabo operaciones en el “entorno de la información” para defender a Estados Unidos y para hacer frente a la desinformación extranjera destinada a socavar sus intereses. La medida, conocida como Sección 1631, permite a los militares llevar a cabo operaciones psicológicas clandestinas sin cruzar lo que la CIA ha reclamado como su autoridad encubierta, aliviando algunas de las fricciones que habían obstaculizado tales operaciones anteriormente.

Los comandantes de combate se entusiasmaron mucho”, recordó el primer oficial de defensa. “Estaban muy ansiosos por utilizar estas nuevas autoridades. Los contratistas de defensa estaban igualmente ansiosos por conseguir lucrativos contratos clasificados para permitir las operaciones de influencia clandestina.”

Al mismo tiempo, dijo el funcionario, los líderes militares no estaban capacitados para supervisar “operaciones técnicamente complejas llevadas a cabo por los contratistas” o coordinar tales actividades con otras partes interesadas en el gobierno de Estados Unidos.

El año pasado, con una nueva administración, Agranovich, de Facebook, volvió a intentarlo. Esta vez llevó su queja a la viceconsejera de seguridad nacional del presidente Biden para asuntos cibernéticos, Anne NeubergerAgranovich, que había trabajado en el NSC bajo el mandato de Trump, le dijo a Neuberger que Facebook estaba retirando las cuentas falsas porque violaban las condiciones de servicio de la compañía, según personas familiarizadas con el intercambio.

Advertisement

La viceconsejera de Seguridad Nacional para Tecnología Cibernética y Emergente, Anne Neuberger, habla durante una rueda de prensa en la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, en febrero último (Reuters)La viceconsejera de Seguridad Nacional para Tecnología Cibernética y Emergente, Anne Neuberger, habla durante una rueda de prensa en la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, en febrero último (Reuters)

Las cuentas fueron fácilmente detectadas por Facebook, que desde la campaña rusa para interferir en las elecciones presidenciales de 2016 ha mejorado su capacidad para identificar a los personajes y sitios falsos. En algunos casos, la compañía había eliminado perfiles, que parecían estar asociados con el ejército, que promovían información considerada falsa por los verificadores de hechos, dijo una persona familiarizada con el asunto.

Agranovich también habló con funcionarios del Pentágono. Su mensaje fue: “Sabemos lo que está haciendo el Departamento de Defensa. Viola nuestras políticas. Haremos cumplir nuestras políticas”, por lo que “el Departamento de Defensa debería dejar de hacerlo”, dijo un funcionario estadounidense informado del asunto.

En respuesta a las preocupaciones de la Casa BlancaKahl ordenó una revisión de las Operaciones de Apoyo a la Información Militar, o MISO, el nombre del Pentágono para las operaciones psicológicas. Un borrador concluyó que las políticas, la formación y la supervisión debían ser más estrictas, y que la coordinación con otras agencias, como el Departamento de Estado y la CIA, debía reforzarse, según los funcionarios.

La revisión también descubrió que, si bien hubo casos en los que los militares impulsaron información ficticia, fueron el resultado de una supervisión inadecuada de los contratistas y de la formación del personal, y no de problemas sistémicos, dijeron los funcionarios.

La dirección del Pentágono hizo poco con la revisión, dijeron dos funcionarios, antes de que Graphika Stanford publicaran su informe el 24 de agosto, lo que provocó una avalancha de noticias y preguntas para los militares.

Advertisement

El Departamento de Estado y la CIA se han mostrado preocupados por el uso de tácticas clandestinas por parte de los militares. Funcionarios del Estado han advertido al Departamento de Defensa: “Oigan, no amplifiquen nuestras políticas utilizando personajes falsos, porque no queremos que se nos considere como creadores de falsos esfuerzos de base”, dijo el primer funcionario de Defensa.

Un diplomático lo expresó así: “En general, no deberíamos emplear el mismo tipo de tácticas que utilizan nuestros adversarios porque, en definitiva, tenemos la moral alta. Somos una sociedad construida sobre un conjunto de valores. Promovemos esos valores en todo el mundo y cuando utilizamos tácticas como ésas, sólo se socava nuestro argumento sobre quiénes somos”.

Las operaciones psicológicas para promover la narrativa de Estados Unidos en el extranjero no son nada nuevo en el ejército, pero la popularidad de los medios sociales occidentales en todo el mundo ha llevado a una expansión de las tácticas, incluyendo el uso de personas e imágenes artificiales – a veces llamadas “deep fakes”. La lógica es que las opiniones expresadas por lo que parece ser, por ejemplo, una mujer afgana o un estudiante iraní pueden ser más persuasivas que si fueran impulsadas abiertamente por el gobierno de Estados Unidos.

La mayoría de las operaciones de influencia del ejército son abiertas, promoviendo las políticas de Estados Unidos en Oriente MedioAsia y otros lugares bajo su propio nombre, dijeron los funcionarios. Y hay razones válidas para utilizar tácticas clandestinas, como tratar de infiltrarse en un grupo de chat terrorista cerrado, dijeron.

Una cuestión clave para los responsables políticos de alto nivel es ahora determinar si la ejecución de las operaciones de influencia clandestina por parte de los militares está dando resultados. “¿Vale la pena exprimir el jugo? ¿Tiene nuestro enfoque realmente el potencial de retorno de la inversión que esperábamos o sólo está causando más desafíos?”, dijo una persona familiarizada con el debate.

Advertisement

El informe de Graphika Stanford sugiere que la actividad clandestina no tuvo mucho impacto. Señala que la “gran mayoría de las publicaciones y tweets” revisados no recibieron “más que un puñado de likes retweets”, y sólo el 19% de las cuentas inventadas tenían más de 1.000 seguidores. “De forma reveladora”, el informe afirmaba que “los dos activos más seguidos en los datos proporcionados por Twitter eran cuentas abiertas que declaraban públicamente una conexión con el ejército estadounidense”.

Las operaciones clandestinas de influencia tienen un papel de apoyo a las operaciones militares, pero debe ser un papel estrecho con una “supervisión intrusiva” por parte de los líderes militares y civiles, dijo Michael Lumpkin, un ex alto funcionario del Pentágono que maneja la política de operaciones de información y un ex jefe del Centro de Compromiso Global del Departamento de Estado. “De lo contrario, corremos el riesgo de hacer más enemigos que amigos”.

(C) The Washington Post.-