Connect with us

Mundiales

El papa Francisco prepara su sucesión con la investidura de 20 nuevos cardenales

Published

on

El papa Francisco, que lidia con los achaques de la edad y no descarta renunciar por razones de salud, prepara su sucesión con la investidura este sábado de 20 nuevos cardenales, 16 de ellos con derecho a votar en el cónclave para la elección de su sucesor.

El papa, de 85 años, convocó a todos los cardenales del mundo para una reunión inédita de dos días, que tendrá lugar tras la “creación”, término religioso, de los 20 nuevos “príncipes de la Iglesia”. Esto es, una ceremonia de investidura de los nuevos cardenales.

Ese evento tendrá lugar este sábado 27 de agosto a las 16H00 (14H00 GMT) durante una ceremonia solemne en la basílica de San Pedro en el Vaticano.

Dedicada a la reforma de la Constitución Pontificia, aprobada en marzo y en vigor desde el 5 de junio, la convocatoria de casi 300 cardenales resulta una suerte de precónclave, durante el cual se hará un balance de la situación de la Iglesia católica, tras casi diez años de liderazgo del prelado latinoamericano.

La convocatoria a la reunión ha desatado todo tipo de especulaciones, en particular sobre el estado de salud del papa, quien fue operado del colon en 2021 y sufre de dolores en la rodilla derecha que le impiden caminar y lo obligan a andar en silla de ruedas.

Advertisement

Además, Francisco mismo no descartó la posibilidad de renunciar ante las dificultades de salud, les admitió a finales de julio a los periodistas que lo acompañaron en su viaje a Canadá.

”Cambiar de papa no sería una catástrofe”, les dijo, aunque explicó: ”No he pensado en esa posibilidad, pero eso no quiere decir que pasado mañana no lo piense. La puerta está abierta”.

Con la investidura de los nuevos purpurados, el primer papa latinoamericano de la historia propone para su sucesión a religiosos provenientes de las periferias del mundo, seguramente más abiertos, menos acostumbrados a las intrigas de la Curia Romana.

Cardenales latinoamericanos

Varios de ellos son de Brasil, Paraguay, India, Singapur, Mongolia y Timor Oriental. En la lista de 16 cardenales que tienen menos de 80 años, con derecho a voto en caso de cónclave por la renuncia o muerte del papa, figuran tres latinoamericanos: dos brasileños y un paraguayo, el arzobispo de Asunción.

Un cuarto, un colombiano, supera los 80 años y por lo tanto no podrá participar en la elección del futuro pontífice.

Advertisement

Al término de su octavo consistorio, casi uno por cada año de papado, ya que en marzo cumple diez años al frente de la Iglesia, Francisco habrá elegido a 83 cardenales del total actual de 132 electores, es decir casi dos tercios.

Esa es una cifra determinante en caso de elección del papa, ya que justamente se requiere de la mayoría de dos tercios.

Fiel a su línea a favor de una Iglesia más social, menos europea, cercana a los olvidados, el papa nacido en Argentina eligió a dos africanos y cinco asiáticos, incluidos dos indios, confirmando el auge de ese continente.

Entre los nombramientos más notables figura el del estadounidense Robert McElroy, obispo de San Diego, en California, considerado un progresista por sus posiciones sobre los católicos homosexuales y el derecho al aborto.

Otro nombramiento emblemático es del misionero italiano Giorgio Marengo, quien trabaja en Mongolia. Será el cardenal más joven del mundo con solo 48 años.

Advertisement

Tres futuros cardenales ocupan cargos en la Curia, el gobierno central de la Iglesia: el británico Arthur Roche, el coreano Lazzaro You Heung-sik y el español Fernando Vérgez Alzaga, presidente de la gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Inicialmente designado, el belga Lucas Van Looy, de 80 años, obispo emérito de Gante, pidió que se le dispensara de este título por las críticas a su manejo de los abusos sexuales de parte de miembros del clero.

Según el rito, los futuros cardenales se arrodillarán ante el papa para recibir la birreta roja cardenalicia, un color que recuerda la sangre que Cristo derramó en la cruz.

La ceremonia será seguida por la tradicional “visita de cortesía” al Vaticano, que les permite a los romanos acercarse a saludar personalmente a los nuevos cardenales.

*Con información de la AFP.

Advertisement