Connect with us

Economía

El fin del romance de Apple con China

Published

on

El Covid-19, los costes y la geopolítica llevan al productor tecnológico a fabricar y vender sus aparatos en otros lugares

Por: The Economist

The end of Apple's affair with China (The Economist/Vincent Kibride)The end of Apple’s affair with China (The Economist/Vincent Kibride)

En un tramo polvoriento de la ensordecedora carretera que va de Chennai Bengaluru se encuentran tres edificios colosales y anónimos. En su interior, lejos del ruido del tráfico, se encuentra una instalación de alta tecnología gestionada por Foxconn, un fabricante taiwanés. A poca distancia, Pegatron, otra empresa tecnológica taiwanesa, ha levantado su propia fábrica. Salcomp, un fabricante finlandés de gadgets, ha instalado una no muy lejos. Más al oeste se encuentra un campus de 500 acres dirigido por Tata, un conglomerado indio. Lo que tienen en común estas instalaciones estrechamente vigiladas es su cliente: una exigente y reservada empresa estadounidense conocida localmente como “la compañía de la fruta”.

La proliferación de fábricas en el sur de la India marca un nuevo capítulo para la mayor empresa tecnológica del mundo. El extraordinario éxito de las dos últimas décadas de Apple -los ingresos se han multiplicado por 70, el precio de las acciones por 600, un valor de mercado de 2,4 billones de dólares- es en parte el resultado de una gran apuesta por ChinaApple apostó por las fábricas de China, que ahora producen más del 90% de sus productos, y cortejó a los consumidores chinos, que en algunos años aportaron hasta una cuarta parte de los ingresos de Apple. Sin embargo, los cambios económicos y geopolíticos están obligando a la empresa a iniciar una desvinculación apresurada. Su alejamiento de China marca un gran cambio para Apple, y es emblemático de uno aún mayor para la economía mundial.

El embalaje de Apple proclama “Diseñado por Apple en California”, pero sus aparatos se ensamblan a lo largo de una cadena de suministro que se extiende desde el Amazonas hasta Zhejiang. En el centro está China, donde 150 de los mayores proveedores de Apple tienen instalaciones de producción. Tim Cook, que fue jefe de operaciones de Apple antes de convertirse en director ejecutivo en 2011, fue pionero en el enfoque de la empresa en la fabricación por contrato. Visitante habitual de China, el Sr. Cook ha mantenido buenas relaciones con el gobierno chino, obedeciendo sus exigencias de eliminar aplicaciones y de conservar los datos de los usuarios chinos a nivel local, donde están a disposición de las autoridades.

Advertisement

Ahora se está produciendo un cambio. El Sr. Cook, que no ha sido visto en China desde 2019, está cortejando a nuevos socios. En mayo agasajó al primer ministro de VietnamPham Minh Chinh, en la futurista sede de Apple en Cupertino. El año que viene se espera que Apple abra su primera tienda física en la India (cuyo primer ministro, Narendra Modi, es un fanático de los iPhones de oro).

Los dos países son los principales beneficiarios del cambio estratégico de Apple. En 2017, Apple enumeró 18 grandes proveedores en India Vietnam; el año pasado tenía 37. En septiembre, con mucha fanfarria local, Apple empezó a fabricar su nuevo iPhone 14 en la India, donde antes solo fabricaba modelos más antiguos. El mes anterior se informó de que Apple pronto empezaría a fabricar sus portátiles MacBook en Vietnam. Algunos de los aparatos más recientes de Apple muestran el camino que están tomando las cosas. Casi la mitad de sus auriculares AirPods se fabrican en Vietnam y en 2025 lo harán dos tercios, según las previsiones de JPMorgan Chase. El banco calcula que, mientras que en la actualidad menos del 5% de los productos de Apple se fabrican fuera de China, en 2025 la cifra será del 25% (véase el gráfico 1).

A medida que el sistema de producción de Apple cambia, sus proveedores también se diversifican fuera de China. Una medida cruda de esto es la proporción de activos a largo plazo que las empresas taiwanesas de tecnología y electrónica han ubicado en China. En 2017 la cifra media era del 43%. El año pasado se redujo al 31%, según nuestras estimaciones con datos de la empresa y de Bloomberg.

La razón más apremiante de la lucha es la necesidad de repartir el riesgo operativo. Hace dos décadas, la industria de la confección reforzó sus operaciones fuera de China tras la epidemia de SARS, que paralizó las cadenas de suministro. “El SARS dejó muy claro a todos los que operan en China que necesitaban una estrategia ‘China+1′”, afirma Dominic Scriven, de Dragon Capital, una empresa de inversión con sede en Vietnam. El Covid-19 enseñó a las empresas tecnológicas la misma lección. En el primer semestre de este año, los cierres en Shanghái provocaron el cierre temporal de una fábrica de la empresa taiwanesa Quanta, que se creía que fabricaba la mayoría de los MacBooks de Apple. Los clientes tuvieron que esperar meses. Evitar este tipo de caos es la “principal fuerza motriz” de los movimientos de la cadena de suministro de Apple, según Gokul Hariharan, de JPMorgan Chase.

Otro motivo es la contención de los costes. Los salarios medios en China se han duplicado en la última década. En 2020, un trabajador chino de la industria manufacturera solía ganar 530 dólares al mes, aproximadamente el doble que uno de la India Vietnam, según un estudio de JETRO, un organismo industrial japonés. Las deficientes infraestructuras de la India, con carreteras en mal estado y una red eléctrica poco fiable, la frenaron. Pero ha mejorado, y el gobierno indio ha endulzado el trato con subvenciones. Vietnam también ofrece rebajas fiscales y vacaciones, así como acuerdos de libre comercio, incluido uno firmado recientemente con la Unión Europea. La burocracia en torno a los visados y las aduanas sigue siendo una molestia. Pero la ética del trabajo es similar a la de China: “Confucio todavía les hace levantarse de la cama por la mañana”, dice un ejecutivo extranjero en Vietnam.

Advertisement

Apple también ve cada vez más a los locales como clientes potenciales, sobre todo en la India, el segundo mercado mundial de teléfonos inteligentes. Los aparatos de Apple son demasiado caros para la mayoría de los indios, pero eso está cambiando. En julio, Apple informó de que sus ingresos en la India casi se habían duplicado en el último trimestre, año tras año, impulsados por el “motor” de las ventas del iPhone.

Esto está disminuyendo la importancia relativa de China como mercado de consumo. En su punto más alto, en 2015, China representaba el 25% de los ingresos anuales de Apple, más que toda Europa. Desde entonces, su cuota se ha reducido constantemente, hasta el 19% en lo que va de año (véase el gráfico 2). Por lo que parece, a Xi Jinping, el presidente de China, le gustaría que cayera aún más. En un acto del Partido Comunista celebrado el 16 de octubre, instó a ser “autosuficientes y fuertes en ciencia y tecnología”, sugiriendo que los importadores extranjeros podrían enfrentarse a una competencia más dura por parte de los campeones nacionales chinos. Repitió la frase cinco veces.

Esto apunta a la última, pero potencialmente más significativa razón para el cambio de Apple: la geopolítica. Las crecientes tensiones entre China Estados Unidos han hecho de China un lugar cada vez más incómodo para hacer negocios. El aumento de la sensibilidad política china ha añadido fricción en muchos frentes. Este verano, por ejemplo, Apple tuvo que pedir a los fabricantes taiwaneses que etiquetaran sus productos como “Made in Chinese Taipei” para apaciguar a los nuevos y quisquillosos funcionarios de aduanas chinos (a riesgo de enfadar a los taiwaneses).

Estados Unidos, por su parte, se ha vuelto más agresivo en su competencia con la industria tecnológica nacional china. El 7 de octubre, Estados Unidos anunció la prohibición de que los “estadounidenses” trabajen para algunos fabricantes de chips chinos. Ese mismo día añadió 30 empresas chinas a una lista de firmas “no verificadas” que sus funcionarios no habían podido inspeccionar. Al parecer, Apple estaba a punto de firmar un acuerdo para comprar chips de memoria para el iPhone a una de esas empresas, YMTC, que puede ofrecer precios bajos gracias en parte a una subvención del gobierno chino. A raíz de los controles de exportación de Estados Unidos, ese acuerdo se congeló, según el diario japonés Nikkei.

La cuestión es si trasladar la producción físicamente fuera de China será suficiente para evitar futuras medidas represivas. Aunque Apple fabrica más aparatos fuera de China, no depende menos de las empresas chinas para construirlos. Fabricantes chinos como LuxshareGoertek Wingtech están asumiendo una parte cada vez mayor del negocio de Apple fuera de las fronteras chinas.

Advertisement

Según los informes, Luxshare Goertek están fabricando los AirPods en Vietnam, ayudados por el hecho de que algunos rivales taiwaneses, como Inventec, han reducido su trabajo para Apple en los últimos años. Los medios de comunicación indios informaron en septiembre de que el gobierno indio podría permitir a algunas empresas chinas establecer instalaciones de producción en la India. La cuota de las empresas chinas en la producción de productos electrónicos para el iPhone aumentará del 7% este año al 24% en 2025, según JPMorgan Chase, que predice que en los próximos tres años las empresas chinas aumentarán su cuota de producción en toda la gama de productos de Apple.

¿Podrían los fabricantes chinos fuera de China ser el objetivo de las sanciones estadounidenses? Por ahora es poco probable, cree Nana Li, de Impax, una gestora de activos. “No existen [proveedores] alternativos a mano con el mismo nivel de experiencia, eficiencia y rentabilidad”, por lo que cortarles el paso perjudicaría a las empresas estadounidenses, señala. Con el tiempo, eso podría cambiar. Países como India Vietnam están dispuestos a crear sus propios proveedores. Al parecer, Tata está en conversaciones con Wistron, un fabricante taiwanés, para fabricar iPhones en la India. Los fabricantes indios informan de que “la compañía de la fruta” está discretamente a la caza de proveedores locales.

Dada la dirección de las relaciones entre Estados Unidos China, seguramente es sensato que Apple haga algunas apuestas laterales, antes de que las restricciones vayan más allá. Las empresas chinas fuera de China están a salvo por ahora, dice un inversor occidental en Asia. Pero “la soga se está apretando”.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Advertisement
Continue Reading
Advertisement