Connect with us

Mundiales

Canadá pide a EEUU y Europa más soga para ahorcar mejor a élites de Haití

Published

on

Con la lucidez de quien tiene claro que una intervención militar extranjera clásica en Haití podría ser una copia ampliada de lo que a diario ya hacen en micro las pandillas con la población, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, pidió que Europa y EEUU imiten su iniciativa de sancionar a miembros de las élites de Haití que delictivamente se han asociado a las pandillas violentas para que a la postre nada cambie para mejor en esa parte de la isla caribeña.

“Estamos alentando a Estados Unidos y tal vez incluso a Europa a imponer también sus propias sanciones” a esas élites, dijo Trudeau en una entrevista de fin de año publicada este martes en Canada Today.

Las sanciones canadienses ya definidas incluyen la congelación de activos que políticos y empresarios haitianos tienen en Canadá, tanto financieros como inmobiliarios, e impedimento de entrada en ese país norteamericano de sus titulares y familiares.

El expresidente y cantante Michel Martelly y los ex primeros  ministros Laurent Lamothe y Jean Henry Céant se sumaron a la lista de ocho políticos y legisladores previamente identificados por Canadá como financiadores de las bandas y grupos armados que aterrorizan a Haití.

El Ministerio de Exteriores de Canadá reveló los nombres de otros políticos, conocidos e identificados con los grupos armados delincuenciales: Gary Bodeau, Rony Celestin y Hervé Foucand. Junto a estos, el actual presidente del Senado, Joseph Lambert, y su predecesor, Youri Latortue.

Advertisement

Trudeau aclaró ahora que Canadá no ha cerrado la puerta a la opción de que sus tropas sean parte de una intervención militar, incluso que la comanden, pero que su iniciativa de empezar por sancionar a una docena de líderes políticos y empresariales haitianos que facilitan a las pandillas el combustible para mantener el fuego destructor apunta al menos a innovar en cuanto a la fórmula que la comunidad internacional ha repetido tradicionalmente en Haití, sin haber logrado a la postre un cambio duradero para mejor y más bien contribuir a que el problema supuestamente sofocado vuelva a ganar fuerzas transcurrido un tiempo.

“No hemos quitado nada de la mesa, pero con 30 años de experiencia en Haití, sabemos muy bien que existen enormes desafíos cuando se trata de intervenciones” militares puras y duras, sin ir más allá, declaró Trudeau a Canada Today.

A continuación, una traducción libre no oficial de la entrevista de Claire Clarkson publicada este martes 13 bajo el título "Trudeau pide sanciones de Europa a los líderes de Haití y dice que Ottawa no repetirá los 'errores' del pasado".